text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Nombran a investigadora de la UNAM, nuevo miembro del colegio de Sinaloa

      
 <p><br>María Aurora Armienta Hernández, investigadora del Instituto de Geofísica (IG) de la UNAM, fue nombrada miembro de El Colegio de Sinaloa, por su destacada trayectoria en el campo de la química ambiental y de procesos geoquímicos asociados a la actividad volcánica.</br><br>Con la imposición del distintivo correspondiente se convirtió en la primera mujer y decimoquinto integrante colegiado de este organismo descentralizado del Poder Ejecutivo estatal. </br><br>El Colegio –integrado por distinguidos sinaloenses en diferentes ámbitos del conocimiento, como ciencias, artes y cultura, entre otros– reconoce así los saberes y experiencia de Aurora Armienta Hernández, quien obtuvo la Medalla Gabino Barreda que otorga la UNAM, por sus estudios de maestría.</br><br>En entrevista, la nueva colegiada explicó que los principales objetivos de esta asociación son difundir entre la sociedad lo más avanzado y relevante del saber universal, del conocimiento científico, innovaciones tecnológicas, bellas artes, así como de las diversas manifestaciones artísticas.</br><br>La investigadora ha hecho trabajos en diversas regiones del país para destacar los factores que incurren en la contaminación hídrica con sustancias químicas. Por ello habló acerca de la disponibilidad del vital líquido asociada al desarrollo de los pueblos y cómo su manejo eficaz ha permitido dicho progreso. Es decir –dijo–, no es nada más tener agua, sino utilizarla de manera adecuada y sustentable.</br><br>Sobre los procesos de la alteración tanto de veneros superficiales como subterráneos, Aurora Armienta apuntó que algunos casos son de tipo natural. Diferentes estudios emprendidos en el IG han identificado estas causas y se han propuesto alternativas; muchas de ellas se han llevado a cabo para proteger a las poblaciones expuestas.</br><br>Sobre su ingreso al Colegio de Sinaloa señaló que es un reto y una oportunidad de servir de mejor manera a ese estado y al país, y aprovechó la oportunidad para agradecer a sus colegas del Laboratorio de Química Analítica y del Instituto, todo el apoyo que siempre me han dado para desarrollar mis actividades.</br><br>María Aurora Armienta Hernández nació en Culiacán, Sinaloa. Estudió la carrera de Ingeniería química en la Universidad Autónoma de ese estado y en la Universidad Iberoamericana, y es maestra por la UNAM en Ciencias (Química analítica) y doctora en Geofísica (Aguas subterráneas).</br><br>Su labor de investigación se ha centrado en la Química ambiental, del agua, y en los procesos geoquímicos asociados a la actividad volcánica. Sus resultados en geoquímica ambiental han permitido definir el origen y factores que influyen en la movilidad de especies inorgánicas, principalmente metales y metaloides tóxicos, y compuestos de nitrógeno en el ambiente.</br><br>También se ha enfocado a identificar las variaciones en la composición química del agua subterránea y de cenizas volcánicas, relacionadas con el aumento en la actividad eruptiva de montañas mexicanas.</br><br>Su obra científica suma 54 artículos publicados en revistas arbitradas internacionales, 14 de divulgación, 16 arbitrados en memorias, así como 39 textos en ese mismo rubro, además de 16 capítulos en libros.</br></p>


María Aurora Armienta Hernández, investigadora del Instituto de Geofísica (IG) de la UNAM, fue nombrada miembro de El Colegio de Sinaloa, por su destacada trayectoria en el campo de la química ambiental y de procesos geoquímicos asociados a la actividad volcánica.

Con la imposición del distintivo correspondiente se convirtió en la primera mujer y decimoquinto integrante colegiado de este organismo descentralizado del Poder Ejecutivo estatal.

El Colegio –integrado por distinguidos sinaloenses en diferentes ámbitos del conocimiento, como ciencias, artes y cultura, entre otros– reconoce así los saberes y experiencia de Aurora Armienta Hernández, quien obtuvo la Medalla Gabino Barreda que otorga la UNAM, por sus estudios de maestría.

En entrevista, la nueva colegiada explicó que los principales objetivos de esta asociación son difundir entre la sociedad lo más avanzado y relevante del saber universal, del conocimiento científico, innovaciones tecnológicas, bellas artes, así como de las diversas manifestaciones artísticas.

La investigadora ha hecho trabajos en diversas regiones del país para destacar los factores que incurren en la contaminación hídrica con sustancias químicas. Por ello habló acerca de la disponibilidad del vital líquido asociada al desarrollo de los pueblos y cómo su manejo eficaz ha permitido dicho progreso. "Es decir –dijo–, no es nada más tener agua, sino utilizarla de manera adecuada y sustentable".

Sobre los procesos de la alteración tanto de veneros superficiales como subterráneos, Aurora Armienta apuntó que algunos casos son de tipo natural. Diferentes estudios emprendidos en el IG han identificado estas causas y se han propuesto alternativas; muchas de ellas se han llevado a cabo para proteger a las poblaciones expuestas.

Sobre su ingreso al Colegio de Sinaloa señaló que es un reto y una oportunidad de servir de mejor manera a ese estado y al país, y aprovechó la oportunidad para agradecer a sus colegas del Laboratorio de Química Analítica y del Instituto, todo el apoyo "que siempre me han dado para desarrollar mis actividades".

María Aurora Armienta Hernández nació en Culiacán, Sinaloa. Estudió la carrera de Ingeniería química en la Universidad Autónoma de ese estado y en la Universidad Iberoamericana, y es maestra por la UNAM en Ciencias (Química analítica) y doctora en Geofísica (Aguas subterráneas).

Su labor de investigación se ha centrado en la Química ambiental, del agua, y en los procesos geoquímicos asociados a la actividad volcánica. Sus resultados en geoquímica ambiental han permitido definir el origen y factores que influyen en la movilidad de especies inorgánicas, principalmente metales y metaloides tóxicos, y compuestos de nitrógeno en el ambiente.

También se ha enfocado a identificar las variaciones en la composición química del agua subterránea y de cenizas volcánicas, relacionadas con el aumento en la actividad eruptiva de montañas mexicanas.

Su obra científica suma 54 artículos publicados en revistas arbitradas internacionales, 14 de divulgación, 16 arbitrados en memorias, así como 39 textos en ese mismo rubro, además de 16 capítulos en libros.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.