text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El neurofisiólogo Rodolfo Llinás visita México

      

"No sólo los seres humanos tienen conciencia; ésta le pertenece en diferentes grados a todos los animales que cuentan con sistema nervioso, y de manera particular también las propias células la poseen", afirmó Rodolfo Llinás, jefe del Departamento de Fisiología y neurociencias de la Facultad de Medicina de la Facultad de Nueva York.

En sus estudios comparativos con peces, ranas, tortugas y aves encontró que el cerebro conserva la misma estructura molecular que el humano; la diferencia se encuentra en el nivel de abstracción, la cual se percibe en la cantidad de los núcleos de base, formados por agrupaciones o gránulos de sustancia gris.

Rodolfo Llinás, pionero de la neurofisiología comparada, visitó México, donde habló de su libro El cerebro y el mito del yo durante el vigésimo aniversario del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Durante la conferencia del mismo título, el científico colombiano añadió que la razón por la que se cuenta con el sistema nervioso es para moverse de modo activo e inteligente. "El cerebelo tiene la función de dirigir la actividad motora del individuo, para ello se requiere que el sistema nervioso tenga una imagen motora del mundo externo", mencionó.

Cabe recordar que este órgano controla movimientos musculares amplios motricidad gruesa como caminar, y otros más específicos motricidad fina como poner la llave en la cerradura o enhebrar una aguja.

Respecto al mito del yo, subrayó, que la capacidad de entender la existencia de uno mismo tampoco es exclusiva en los humanos, sino que es una atribución muy antigua de los seres vivos con sistema nervioso.

Entrevistado tras participar en la conferencia, elexalumno de John Eccles, Premio Nobel de Fisiología y Medicina 1963, se refirió a los casos recientes de falsedad de experimentos y resultados en investigaciones científicas, como los sucedidos en Corea y México.

Opinó que el trabajo de los científicos no se puede cuestionar por un investigador que no se desempeña adecuadamente. "Obviamente el método científico requiere, por definición, que los experimentos y los resultados sean reproducibles, en caso contrariono es un estudio científico, sinoun atraco intelectual a la sociedad."

Agregó que es ridículo establecer un código de ética para el desempeño de los investigadores, sobre todo porque una persona que siempre ha tenido un comportamiento desleal será imposible que lo cambie. "La gente que hace trampa, siempre la hará, independientemente de códigos (de ética) que les impongan."

Cuestionado sobre el reciente despido del investigador Francisco Javier Álvarez Leefmans, colaborador suyo en algunas investigaciones y quien fungía como profesor titular del Departamento de Farmacología del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, del Instituto Politécnico Nacional, indicó que es una vergüenza y un atropello que no debió suceder, mismo que en el ámbito internacional tuvo repercusiones negativas.

"Los percibimos como una violación a un contrato social e intelectual; no se puede despedir a una persona que tiene este nivel y ese reconocimiento, porque no pidió permiso para ir a un congreso. Es espantoso, horroroso y malo para México".


Cabe recordar que Álvarez Leefmans ingresó en 1980 al Cinvestav y, por convenio con ésta institución, desde 1987 fue jefe del Departamento de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente, cargo que también debió dejar como consecuencia de su despido.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.