text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Los niños pueden hacer música y deben hacerla: César Tort

      
Los niños pueden hacer música y deben hacerla: César Tort
Los niños pueden hacer música y deben hacerla: César Tort
“La música es fundamental en el niño. La música es materia formativa, es una actividad de formación humana que puede ayudar para que cuando el niño deje de serlo y sea adulto, esté dispuesto a entender su entorno, el cultural, el social, pero sobre todo, el sonoro”. Así lo afirmó el compositor mexicanoCésar Tort, en la conferencia que dictó el pasado 10 de junio de 2011, como parte de las sesiones de Viernes de Lectura que ofrece la Casa de la Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El evento se organizó con la finalidad de presentar la nueva edición de su libro “Educación musical en el jardín de niños. Instructivo para el maestro”, parte del Programa Editorial de la Coordinación de Humanidades de la UNAM, versión enriquecida por el Mtro. Tort con mayor número de actividades y un planteamiento actualizado que abarca las nuevas capacidades receptivas que poseen los niños.

De acuerdo con el especialista en pedagogía musical infantil, la música favorece el desarrollo de las facultades humanas como la sensibilidad, el amor, la inteligencia, la imaginación y la capacidad de crear, de comunicarse. Los niños disfrutan de la música. Al estar en contacto con ella desde etapas muy tempranas el niño desarrolla su intelecto, su sentido auditivo, sus capacidades sensoriales, motrices, de lenguaje y de socialización, incrementa su autoestima y potencia su cerebro de tal forma que lo lleva a ser más lógico, analítico y creativo.

“La música debe darse de manera natural para que el niño la perciba. Se sabe que el cerebro se desarrolla antes de nacer. Hay estudios científicos que señalan que el niño nace no sólo con cualidades musicales sino con información musical. El niño al nacer ya memorizó el timbre de la voz de la mamá. Si la mamá escucha música o hace música, el niño ya memorizó algo de eso, antes y después de nacer. La razón está en que el cerebro necesita una ventana antes de nacer para empezar su desarrollo y el único sentido que le aporta al bebé para que esto pueda suceder es el oído”, agregó.

Tort, quien realizó estudios musicales en el Real Conservatorio de Madrid y en el Berkshire Music Center de Massachussets, apuntó que los países más desarrollados tienen una cultura musical muy grande. Estos países cuidan que los niños reciban una formación lo más completa que se pueda, para después sean, no importa la profesión, ciudadanos mucho más conscientes de la cuna donde nacieron. “En estos países la música es tan importante como las matemáticas, la lengua materna, el civismo (donde entra geografía e historia del país), la cultura física y la literatura. Estas actividades están fundidas en el mundo escolar y de esta manera preparan una juventud extraordinaria. La música es una de las pocas actividades humanas donde hay prodigios y es muy grave que a estas alturas no lo hayamos entendido y esté olvidada en el mundo escolar de nuestro país”.

En este sentido, Tort añadió que los países extranjeros, desde épocas muy remotas, han utilizado su folclor para educar a los niños, y no hay ninguna razón para que en México no hagamos lo mismo. Los pueblos se educan con su propia cultura y la música maneja elementos de cultura propia. Así que tomé la lírica de la música infantil de México, el autentico folclor, porque hay tradiciones musicales muy bellas, para proporcionárselas a los niños convertidas en material didáctico”.

Aseguró que no hay que viajar o exportar instrumentos musicales del extranjero, México es muy rico. “Los chamulas, por ejemplo, tienen un abanico de géneros de instrumentos muy grande, al igual que los indios yaquis, las mejores sonajas que yo he tenido en mis manos son hechas por comunidades indígenas yaquis. En el norte se dan las redovas, en el sur la marimba, que es una variante del xilófono, y éste es el instrumento base para la educación musical en todo el mundo, porque es el único instrumentos cromático y lo tenemos en México. Yo me di a la tarea de buscar más instrumentos que no fueran exóticos para México sino de nuestro propio acervo, encontré el arpa diatónica, que hacen en Veracruz, quienes la adaptaron a las necesidades de los niños”.

Rememoró los inicios de su carrera en el Escuela Nacional de Música y el Conservatorio Nacional donde se comenzaron a impartir talleres de música a niños. Gracias a ese trabajo el músico creó una estructura técnica que abarca desde niños de meses hasta los 13 años de edad, la cual se conoce como el Método Tort. Antes conocido como Micropauta, este método impartido y reconocido nacional e internacionalmente, ve en la educación musical infantil un concepto esencialmente formativo, cuya amplitud abarca también el apoyo a la educación nacional del niño. La música del programa educativo, está basado en tradiciones, lírica infantil y el folclor de México. Los instrumentos vernáculos del país son usados en esta tarea por su versatilidad y cualidades didácticas. De hecho, César Tort ha diseñado y fabricado con el apoyo de artesanos mexicanos, prototipos de instrumentos musicales como xilófonos y metalófonos (en varias tesituras), arpas diatónicas y timbales. De la misma manera, ha hecho adaptaciones de instrumentos de origen precolombino como el huéhuetl y el teponaztle.

El Instituto Artene, que este año cumple 37 años de existencia, se creó principalmente porque aunque en la Escuela Nacional de Música y en el Conservatorio el Mtro. Tort tenía libertades para trabajar, no podía enseñar a niños menores de 6 años. Por eso se pensó en crear una institución que le permitiera recibir a niños más pequeños. “Esta fue una de las razones por las que un grupo de maestros y de padres familia fundamos el Instituto Artene. Empezamos con niños de 3, 4 y 5 años de edad, este campo de acción me lo dio el instituto y gracias a esto entendimos el valor tan extraordinario que la música tiene en el ser humano”, recordó.

César Tort lanzó una invitación a todos los interesados a asistir al Concierto extraordinario de los Niños Músicos de Artene, que se llevará a cabo el próximo 1° de julio de 2011 a las 19:00 horas en Auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes (Av. Río Churubusco esq. Calzada de Tlalpan), en el marco del 37 aniversario de fundación del Instituto Artene.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.