text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Protestas sociales revelan poca credibilidad de políticos e instituciones: Ibero

      
Protestas sociales revelan poca credibilidad de políticos e instituciones: Ibero. Foto: Banco de imágenes
Protestas sociales revelan poca credibilidad de políticos e instituciones: Ibero. Foto: Banco de imágenes
Las protestas sociales y juveniles a nivel mundial y en México “muestran la falta de credibilidad y legitimidad que tienen los actores políticos y las instituciones”, afirmó la académica de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, Silvia Bolos.

La doctora indicó que los movimientos socioculturales como el de los estudiantes de Chile que exigen el derecho a la educación o los indignados contra el sistema financiero mundial o las protestas de artistas de Coahuila a favor de una ley de cultura, aunado a otras expresiones europeas y de Medio Oriente, “responden a la idea repetida del ¡ya basta!”.

Bolos recordó que estudiantes de Chile y Colombia convocaron mediante las redes sociales a la “Jornada continental en defensa de la educación como un derecho” a efectuarse hoy 24 de noviembre, para que sus protestas se extiendan a los países de Latinoamérica.

Consideró que aunque la situación de la educación en México es muy diferente a la que viven los chilenos, ya que en el país sudamericano la educación pública no existe, “los jóvenes mexicanos tiene la oportunidad de solidarizarse a una demanda continental y exponer sus problemas para ser escuchados”.

Los movimientos sociales, añadió, sólo promueven un cambio de paradigma, pero no resuelven el problema que sufren las instituciones; en 2012 en México sabremos quién tiene la valentía de asumir las demandas de la sociedad, declaró.

Por su experiencia en el estudio de los movimientos sociales, Silvia Bolos infirió que los ciudadanos sólo pueden empujar las transformaciones, pero no pueden concretarlas, ya que “esa es tarea de las instituciones y si las instituciones y las élites políticas no quieren cambiar y no presentan alternativas, las cosas van a seguir igual”.

Los movimientos demandan, visibilizan, muestran lo que estaba oculto, pero “ahí se queda” porque se agotan las expresiones; “la gente no puede vivir todos los días marchando y haciendo plantones”, subrayó Bolos, quien imparte cursos en la Maestría en Sociología de la Ibero perteneciente al Padrón Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC).

Al hablar de los indignados y artistas de Coahuila, dijo que éste es “un movimiento interesante que se expresa en el ámbito cultural, de forma pacífica, con posiciones sociales y políticas definidas y que puede ampliarse con el apoyo de otros movimientos”.

Dijo que no es común que la gente demande no pagar impuestos, pero por los discursos que pueden verse a través de Internet, los coahuilenses están en todo su derecho de “defender el presupuesto para la cultura y pedir cuentas sobre en qué se invirtió la deuda de 35 mil millones de pesos que contrajo la administración del entonces gobernador Humberto Moreira y exigir que el gobierno interino se haga responsable del mal uso de los recursos públicos”.

Aseguró que en México “tenemos la posibilidad de ver los frutos de los movimientos sociales en la elección presidencial de 2012. Lo interesante será conocer quién tendrá la valentía de escuchar y asumir las propuestas de los movimientos sociales y será capaz de transformar las instituciones”.

La doctora Silvia Bolos es profesora de tiempo completo y pertenece a la línea de investigación "Procesos socioculturales y políticos. Instituciones y actores". Su actual proyecto de investigación es "Conflicto y protesta: la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca APPO (2006-2010)".


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.