text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El rector de la UNAM afirma que los ninis surgen por falta de oprtunidades

      
El rector de la UNAM afirma que los ninis surgen por falta de oprtunidades. Foto: El Mañana
El rector de la UNAM afirma que los ninis surgen por falta de oprtunidades. Foto: El Mañana
Comienza un día más en México y cientos de personas inician sus actividades cotidianas en una sociedad en común, formando parte de cifras y etiquetas que los organizan en igualdad para su estudio.

Parte de ese factor de la población son los jóvenes llamados ninis, señalados así por ni trabajar ni estudiar, quienes ya rebasan los siete millones, según la Encuesta Nacional de la Juventud 2005, que es la más reciente, revelando que el 22 por ciento de los jóvenes entre 12 y 29 años se encuentra en esa situación.

Cifras que apoya la Encuesta Nacional de Ocupación de Empleo del primer trimestre del 2009, que apunta a 5.8 millones de jóvenes de entre 14 y 29 años en la misma condición.

Uno de los académicos del país que ha expresado que la falta de ocupación en los jóvenes es por falta de oportunidades y no por voluntad, es el rector de la Universidad Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, explicando que el no trabajar o estudiar no es una decisión sino una realidad impuesta.

¿Qué opinan los mismos jóvenes sobre esta palabra de moda, “ninis”?, los que no estudian ni trabajan, ¿se sienten parte de esta cifra?, algunos explicaron que es discriminatorio, otros refieren que más que contabilizarlos hay que analizar por que no están ocupándose en algo.

Raúl Chávez León, tiene 25 años, y se hace llamar “El Zeus”, de día trabaja en una tienda de ropa y accesorios juveniles, y por las tardes se dedica a practicar su vocación: el malabarismo callejero en una de las calles más transitadas.

“Me quedé truncado en la universidad, estaba estudiando Ciencias de la Comunicación, pero la escuela en la que estaba cambió de nombre y subieron los precios, ya no pude pagarla, ocupo los fines de semana en mejorar mis habilidades y entre semana trabajo en la tienda y en las calles, también me han invitado a participar en eventos”, explica el Zeus.

Respecto a la opinión de algunas personas que señalan su ocupación como vagancia o pérdida de tiempo, expresó que se debe a un movimiento cultural nuevo llamado “arte en movimiento”, el cual es desconocido por mucha gente, a diferencia de otros países en donde si es apreciado.

Así como el, existen jóvenes como Eduardo Martínez, de 22 años, quien canaliza sus emociones y habilidades en el mundo de los tatuajes y perforaciones, explicando que aunque pueda parecer un nini, se gana el dinero honradamente y trata de perfeccionarse.

“Tal vez sea un nini para algunas personas, por que se debe de buscar la forma de salir adelante, aunque no tengas apoyo debes buscar el camino, yo quisiera tener mi estudio de tatuajes y mezclarlo con un buffet por que también me gusta la cocina, creo que depende de la persona hacer algo o quedarse estancado”, agregó Eduardo Martínez.

Es muy común escuchar comentarios prejuiciosos hacia los jóvenes que se encuentran en los cruceros, los que aprovechan el semáforo en rojo para hacer algún malabarismo y pedir una monedas, encuadrándolos en ninis, ya que a simple vista pudieran trabajar en algo formal y no pedir dinero en las calles, ya que cuentan con la juventud y salud para hacerlo.

Por otra parte, existen adultos con una perspectiva diferente hacia estos jóvenes, que por razones económicas o familiares, no tiene la voluntad de estudiar o emplearse de manera formal, como Celestino Mirino Ramírez, quien organiza a algunos jóvenes en una “Tribu Urbana”, llegando a juntar más de 200, prestándoles una propiedad para que practiquen sus malabares y buscarles algún empleo en donde no sean discriminados.

“Aquí nos juntamos jóvenes de todo tipo, no los discriminamos en su forma de vestir ni de pensar, hacemos eventos, canalizamos sus gustos como el grafiti, skate, canto, baile y les buscamos empleo, creo que la palabra nini es discriminarlos por que a veces no hacen nada por que no hay oportunidad, los ninis en si no existen, son producto de la sociedad, hay que apoyarlos y organizarlos nada más”, comenta Celestino.

Sin embargo, es posible apreciar a jóvenes que cuentan con el apoyo económico de sus padres para estudiar, pero que pasan el tiempo en plazas y parques, lo que apunta hacia un estudio de las causas, convirtiendo a los ninis en una consecuencia social, como explica Héctor López.

"Yo opino que por algo no estudian ni trabajan, habría que ver el origen, puede ser económico o social, creo que debe de haber alguna salida, pensar en un proyecto para que los jóvenes salgamos adelante, con ayuda psicológica por ejemplo", argumenta el entrevistado.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.