text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Tras siete meses de secuestro, Diego Fernández de Cevallos podría padecer estrés postraumático

      
Diego Fernández de Cevallos tras su liberación
Diego Fernández de Cevallos tras su liberación
"Me siento bien, estoy fuerte. Mi vida seguirá siendo la misma", dijo el político Diego Fernández de Cevallos al llegar a su casa ubicada en el poniente de la Ciudad de México después de ser liberado tras siete meses de permanecer secuestrado.

Fernández de Cevallos llegó manejando su propio carro, así también se fue, se veía ojeroso, pero como el mismo dijo, al parecer su estado de salud es estable.

¿Pero cuál es la respuesta física y emocional de una persona que ha permanecido secuestrada por meses?.

Diego Fernández de Cevallos permaneció 7 meses y seis días en cautiverio
, desde el 14 de mayo de este año hasta el 20 de diciembre cuando se anunció su liberación.

Uno de los actos más severos de violencia a los que se puede someter a una persona es el secuestro, donde además de privarse de su libertad y los malos tratos a los que pueda ser sometida (estar amarrada, amordazada y con los ojos vendados),  la persona siente una constante amenaza contra su vida, por lo que puede desarrollar el Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT).

Al respecto el estudio "Prevalencia de sucesos violentos y de trastorno por estrés postraumático en la población mexicana", realizado por el Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz” y las universidades Autónoma Metropolitana (UAM) y la de Puebla (UAP), explica que este tipo de trastorno se puede desarrollar también por otros sucesos altamente estresantes, como la violencia sexual, ataques físicos y asaltos.

Entre los síntomas de esta enfermedad se encuentran:

- Miedo intenso

- Crisis de terror

- Sentimiento de impotencia

- Pesadillas que reproducen el hecho en cuestión

- Evasión de hechos o personas que puedan revivir el momento de violencia

- Reducción en la capacidad de vincularse con otras personas

- Hiperexcitación fisiológica (problemas para dormir, irritabilidad e hipervigilancia)

Si bien es normal que una persona después de estar sujeta a presiones, como la de un secuestro, manifieste cualquiera de estos síntomas de manera temporal, el hecho es que es posible considerar el diagnóstico de TEPT si los mismos se mantienen al menos durante un mes y provocan malestares clínicamente significativos o empeoran el funcionamiento físico cotidiano.

El estudio indica, además, que en muchos casos el TEPT puede derivar en otras alteraciones mentales o emocionales, como:

- Depresión

- Abuso de alcohol

- Abuso en el consumo de drogas

- Ataques de pánico

El documento establece que la posibilidad de que una persona desarrolle el TEPT tras enfrentar un hecho de violencia, depende de aspectos vividos previos al mismo, durante la misma y, posteriores. Se ha estimado que sólo una de cuatro personas manifiesta un TEPT después de un suceso traumático.

El estudio indica que el 0.6% de las personas víctimas de hechos de violencia que registraron TEPT, registraron problemas para continuar su vida diaria; en una escala de O a 10, las personas con estrés postraumático comunicaron un índice de dificultad moderada, con un promedio de 5.79 de dificultad para llevar a cabo las actividades del hogar, 5.88 actividades de la vida social, 5.93 para las relacionadas con el trabajo y, en el nivel más alto, 6.07, la dificultad para relacionarse con personas cercanas.
 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.