text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Contexto, universidad y mercado: consideraciones para un nuevo rumbo post covid-19

      
Contexto, universidad y mercado: consideraciones para un nuevo rumbo post covid-19
Contexto, universidad y mercado: consideraciones para un nuevo rumbo post covid-19

Dra. Nancy Picazo Villaseñor
Coordinadora del Doctorado en Liderazgo y Dirección de Instituciones Educativas.

Sin lugar a dudas la reflexión que estamos por compartir es importante y necesaria en un mundo que fue sorprendido con una pandemia que ha cambiado nuestro entorno inmediato, que modificó nuestra forma de vivir, pensar, trabajar, consumir y tomar decisiones sobre el futuro.

Enfocando nuestra mirada a la Educación Superior, podemos decir que ésta deberá replantearse el futuro de sus acciones sustantivas: docencia, investigación y difusión de la cultura, así como los fines que persiguen.

En las siguientes líneas compartiré una serie de ideas y preguntas que tienen la intención de convertirse en material para iniciar la reflexión de las comunidades educativas. Espero que ello pueda contribuir a definir los rumbos de la dirección de las instituciones educativas, especialmente las de nivel superior.

El contexto

Nuestro entorno local y mundial ha cambiado y esto tiene consecuencias para la educación superior. Algunas preguntas que podemos plantear a los consejos directivos de las Instituciones de Educación Superior (IES) pueden ser:

¿Qué debe ofrecer la universidad que el estudiante no obtenga por otros medios?

¿Qué será necesario transformar? ¿Las aulas, todo el campus, los procesos, los planes de estudio, los métodos y modelos educativos?

¿Cómo podrán trasladarse los estudiantes a sus escuelas? 

¿Debe cambiar la forma de trabajo de los docentes y administrativos?

Es un hecho que el nuevo entorno requiere IES reconvertidas hacia entornos institucionales seguros para toda la comunidad universitaria, lo cual implica pensar en espacios bien adaptados, amplios, ventilados y con nuevas reglas de desplazamiento al interior de los edificios. También será importante aprovechar el nuevo aprendizaje del llamado trabajo en casa y considerar que parte del currículo debe migrar a distancia o en línea, con el fin de evitar la presencia física de todos los estudiantes y profesores, pero ello deberá ir acompañado de resultados de un censo que muestre la capacidad tecnológica con la que cuentan los estudiantes y profesores. Sin duda las IES deberán invertir más en tecnología y menos en construcción de infraestructura física.

Con la prisa vertiginosa con la que veníamos viviendo, todos comenzamos a presentarse los problemas de estrés y síndromes como el burnout, lo cual puede aminorarse con el trabajo en casa, pues los profesores y colaboradores podrán evitar las horas de traslado al trabajo y aprender a organizarse en casa, comer más sano y poder tener mayor convivencia familiar, para tener un adecuado rendimiento y evitar el surgimiento de otros nuevos estresores.

Otro aspecto que deberá sufrir enormes transformaciones es la gestión administrativa, definitivamente una IES que no realice una reingeniería de procesos no podrá funcionar en el nuevo contexto. Esta transformación implica crear aplicaciones electrónicas, sitios web e intranet eficientes que permitan a toda la comunidad universitaria realizar pagos, trámites escolares, entrega y recepción de documentos y realizar trámites laborales, nómina, y procesos administrativos necesarios de acuerdo a su función. Ello evitará acudir a la institución y eficiente la atención del usuario interno y externo.

Universidad

La docencia debe transformarse logrando profesores adaptables y flexibles, con un alto nivel de competencia pedagógica mediada por la tecnología, con capacidad para implementar diferentes metodologías didácticas de corte activo y con una adecuada preparación para realizar evaluaciones del aprendizaje acordes a los cambios pedagógicos. También será importante redefinir el perfil de ingreso del estudiante preparándolo para las nuevas circunstancias en las que deberá funcionar: un aprendizaje más autónomo, menos dirigido por el profesor, pero de mayor reto para formular y crear propuestas viables y factibles acordes a su formación profesional.

Las IES deberán dar un fuerte impulso a la investigación, pues de ellas deben emanar el cuerpo de científicos en todas las áreas, que permitan hacer frente a las necesidades del mundo actual y futuro. Por lo que la formación en ciencias duras debe ser promovida fuertemente, pero de igual forma las ciencias sociales deberán fortalecerse, ya que de ahí se generarán los futuros científicos, especialistas con los que el país podrá afrontar los retos futuros.

La difusión de la cultura deberá transformarse también a ambientes virtuales, continuar con el desarrollo de acervos de bibliotecas y archivos en formato digital, crear memoria de las diversas fuentes de cultura que podrán visitarse tanto presencial como digitalmente. Considerar la conversión de la presentación de obras teatrales, conciertos y otras expresiones artísticas y culturales con opción presencial y virtual.

Mercado 

Definitivamente será muy necesario que las IES redefinan sus planes y programas de estudio, analizando las diferentes profesiones que deberán formarse para el futuro, sus perfiles de egreso y la duración de sus currículos, así como los modelos educativos que más convenga adoptar para lograr la formación requerida. Sin duda el enfoque por competencias seguirá siendo importante de considerar, pues las competencias especializadas y las genéricas serán una buena base para el ejercicio profesional en cualquier área.

El mercado laboral cambiará indefinidamente, pues el mundo está transformándose más rápido y los jóvenes profesionales deberán estar preparados para desarrollarse en ambientes transformadores e inciertos, con una alta capacidad de adaptación y un buen desarrollo de la creatividad, la solución de problemas y el trabajo en equipo.

La dirección 

Los directivos de las instituciones educativas deberán ser hombres y mujeres de visión amplia, con una alta capacidad innovadora y transformadora, se requieren líderes transformacionales y centrados en modelos de gestión eficientes hacia los procesos y el capital humano.

Los modelos tradicionales y jerárquicos de dirección, tendrán pocas posibilidades de sobrevivir en un mundo en donde las necesidades y problemas requieren de soluciones rápidas, innovadoras, resultado del trabajo de equipos con talento que sea capaz de solucionar las situaciones y prever otras.

Sin duda nunca alcanzaremos un mundo perfecto, pero sí uno más preparado para actuar y responder, así como para anticiparse. 

Lo que hemos vivido a través de esta pandemia mundial, nos demostró que la educación es la base que tiene un individuo para ser capaz de comprender qué sucede y actuar en consecuencia. 

Sin duda la frase: “si crees que la educación es cara, prueba con la ignorancia” es contundente.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.