Noticias

Educación comunitaria: una alternativa a tener en cuenta

      
Educación comunitaria: una alternativa a tener en cuenta
Educación comunitaria: una alternativa a tener en cuenta  |  Fuente: istock

El que impulsó esta forma de educación libre fue Paulo Freire, un educador teórico de los más influyentes del siglo XX. Todo comenzó con su obra “Pedagogía del Oprimido”, escrita en Chile en 1968. Desde entonces su influencia desencadenó el impulso de lo que hoy se concibe como educación comunitaria, también denominada educación popular, libre, autogestionaria o alternativa.

¿Qué es la educación comunitaria?

La raíz de la educación comunitaria se asienta en la idea de que la sociedad debe encontrar el conocimiento en su medio, incorporando la filosofía de vida para recrear el mundo y resolver con autonomía sus problemas cotidianos. Se trata de una vía para educar a un ciudadano autónomo y con la suficiente capacidad crítica como para aprender de la realidad en la que vive y piense en cambiarla.

Según Enrique Pérez y José Sánchez, en la Revista Venezolana de Ciencias Sociales, en este caso, “la idea es que, impulsando el diálogo, se conciba a la educación como expresión de los problemas de la vida cotidiana mediante el diálogo” (317-329; 2005).

La educación comunitaria en la actualidad: ¿Cómo se aplica?

Para gestionar adecuadamente la educación, la educación comunitaria ejerce un importante rol para que los niños y jóvenes puedan estar preparados en la toma de decisiones que les afectan de una manera adecuada, respondiendo eficazmente a las necesidades pluriculturales y multilingües que exige el mundo en el que vivimos.

En la práctica, la educación comunitaria trata de abarcar las diversas comunidades que comprende la propia comunidad en la que vive el educado, como los diferentes grupos étnicos u otras minorías que están socialmente más desfavorecidas. Así, esta modalidad educativa brinda la posibilidad de reconocer las múltiples singularidades de un mismo grupo comunitario, procurando la contribución al desarrollo del conjunto de la ciudadanía para mejorar el espacio que se tiene en común a nivel político, económico y social.

Al mismo tiempo, la educación comunitaria trasciende más allá de las escuelas y de los docentes, ya que debe implicar la participación de padres y organizaciones no educativas en cualquier etapa, nivel o modalidad con el fin de enriquecer los conocimientos, capacidades, actitudes y valores del individuo.

La educación popular en América Latina

La educación comunitaria es una forma de educación desarrollada por una serie de pedagogos y pensadores y es practicada en diversos países de Latinoamérica, como Brasil, con más de 1.000 escuelas rurales del Movimiento de los Sin Tierra (MST), en el cono bonaerense argentino, con centenares de bachilleratos populares o Perú, donde en su página web del Ministerio de Educación dispone de su Reglamento de Educación Comunitaria.

Sin embargo, a pesar de sus impactos y de las repercusiones beneficiosas de las que se ha hablado, la educación comunitaria es mayoritariamente minoritaria y obviada por el sistema educativo formal, ya que según el colectivo que la ponga en práctica puede adquirir matices políticos impulsados por movimientos de izquierda y comunidades cristianas.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.