Noticias

4 claves para lograr la igualdad de género en la educación

      
El sector de la educación también se está preparando para integrar a las mujeres y dotarlas de los mismos derechos
El sector de la educación también se está preparando para integrar a las mujeres y dotarlas de los mismos derechos  |  Fuente: Shutterstock
  • Las iniciativas por la defensa de la mujer están permitiendo que la Universidad se convierta en un espacio más abierto y democrático.
  • La mujer se está instalando en nuevas facetas laborales y académicas. La educación permite normalizar la igualdad de género, y los derechos de las mujeres.
  • El acceso a la Universidad se ha democratizado. En ella se debaten aspectos para mejorar la incorporación de la mujer al mundo laboral.

La Universidad se enfrenta a un nuevo desafío. La igualdad de género comienza a ser una de las hojas de ruta inminentes dentro de la educación.

¿Ya has decidido qué estudiar?

Más info

Las iniciativas en educación buscan dotar de igualdad de oportunidades a hombres y mujeres. La Universidad del siglo XXI quiere ser más abierta y democrática, para ello debe luchar contra las injusticias y ofrecer a hombre y mujeres las mismas oportunidades.

La integración de la mujer en la sociedad moderna es toda una realidad. El sector de la educación también se está preparando para integrar a las mujeres y dotarlas de los mismos derechos que a los estudiantes masculinos.

Una Universidad más abierta y democrática

Los retos del siglo XXI en educación se ciñen a la dotación de una Universidad abierta al conocimiento, donde todos los miembros puedan participar y ser escuchados en igualdad de condiciones. Las nuevas tecnologías permiten abrir las instituciones a los alumnos y favorecer su integración.

1. La Universidad no diferencia de géneros

Las mujeres se han incorporado a la vida activa con éxito. Esto se puede comprobar en las instituciones educativas, en ellas el número de estudiantes femeninos asciende vertiginosamente. La Universidad ya no es un terreno exclusivamente masculino. Las clases se abren a hombres y mujeres. El sexo no es un síntoma de diferenciación en el mundo académico

2. Becas a los sectores más desfavorecidos

Las ayudas a estudiantes permiten el acceso a la Universidad de diferentes colectivos. Desde la Administración Pública y las fundaciones se está impulsando la educación superior entre los colectivos con riesgos de exclusión social.

3. Condena hacia la violencia de género

Una de las lacras sociales que más se está combatiendo a través del diálogo y los espacios democráticos es la violencia, en todas sus manifestaciones. La Universidad ha creado nuevos talleres para radicar la violencia de género.

4. Una institución en defensa de la dignidad humana

La Declaración de los Derechos Humanos está en vigor dentro de la Universidad. La mejor manera de luchar por el reconocimiento de la mujer en el mundo académico y laboral radica en una educación versada en la igualdad.

Las iniciativas por la lucha en igualdad de género llegan a la Universidad. La educación es clave a la hora de lograr una sociedad más democrática desde la cual las mujeres tengan la misma potestad, derechos y obligaciones que los varones.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.