text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Errores que debes evitar para aprobar un examen

      

Cuando llega la época de exámenes aparecen los nervios y las maratonianas jornadas de estudio. No hay una receta que garantice el aprobado y a cada uno le suele funcionar un técnica diferente; sin embargo, los expertos coinciden en desaconsejar ciertos hábitos que pueden poner trabas a la retención eficaz de información.

Si tienes que rendir próximamente una prueba, atento; estos son los pecados capitales que debes evitar:

NO organizar el contenido

El temario suele ser extenso, mucho, y por eso, es fundamental dedicar tiempo a extractar el contenido. Elaborar esquemas y resúmenes con lo más importante te ahorrará esfuerzo. Porque seamos sinceros, no todo lo que aparece en los apuntes es información relevante. Ponerse a estudiar sin método es complicado pero sobre todo, es absurdo; no sirve de nada y te restará espacio para dedicar a otras materias.

Estudiar de memoria

Es tentador, lo sabemos, pero muy poco recomendable si quieres aprender algo y no quedarte en blanco durante el examen. La mejor forma de interiorizar conceptos es comprendiendo el tema, relacionando ideas y hechos, causas y consecuencias.

Es común pensar que asignaturas teóricas como Historia o Filosofía no necesitan entenderse, basta con repetirlas como un papagayo. Lamentamos quebrar tu burbuja de ilusión pero debes saber que es mil veces mejor y ofrece mejores resultados, razonar lo que estás leyendo, tratando de establecer una línea de tiempo lógica que te permita entender lo que tienes entre manos.

Estudiar en la cama

Es muy difícil encontrar una persona que afirme que estudiar es su pasatiempo preferido, sobre todo, si el temario no llama demasiado la atención. Aprender cosas nuevas es fascinante pero durante tu vida académica tendrás que superar exámenes de asignaturas que no te gustan o simplemente, no te interesan.

Para combatir la sensación de tedio y evitar que el aburrimiento gane la batalla, deberás favorecer la concentración y contar con un lugar de estudio alejado de posibles interrupciones. Estar recostado en la cama conseguirá que te entre el sueño más rápido y que desistas de tu objetivo al momento de empezar.

Pensamientos negativos

Todo está en la mente y pensar constantemente que vas a suspender no te ayudará en absoluto a mantener la motivación alta. Por el contrario, mentalizarte de que el examen es solo una prueba y que puedes aprobar con esfuerzo y dedicación se traducirá en una mejora del estado de ánimo.

Dormir menos de 8 horas

¡Error, error! Que no te quede ni una sola duda al respecto, para rendir en un examen hay que dormir y alimentarse bien. Los expertos recomiendan comer proteínas e hidratos de carbono, así como apostar por una hidratación constante del organismo. Otro de los puntos fundamentales se refiere a las horas de sueño. Para sentirse fuerte y con ganas durante toda la jornada, más incluso y conlleva ejercicios físico o intelectuales muy acusados, es imprescindible descansar entre 7 y 8 horas cada noche.

Tener a mano la computador y el celular

Para que las horas de estudio te rindan debes huir de las interrupciones y sabes que la posibilidad de recibir notificaciones a través de las redes sociales puede transportarte muy lejos de los apuntes. Cuando hayas decidido agarrar los apuntes, desconecta el teléfono y los perfiles de Facebook, Twitter y cualquier otro espacio que pueda desconcentrarte.

Ahora que ya sabes que no debes hacer antes de un examen, ¡prepárate para el sobresaliente! 


¿Cómo te enfrentas a los exámenes?

Descúbrelo con este test gratuito



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.