text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Las mejores técnicas de estudio para optimizar el rendimiento

      
Las mejores técnicas de estudio para optimizar el rendimiento
Las mejores técnicas de estudio para optimizar el rendimiento  |  Fuente: iStock
blan

En un proceso de aprendizaje, la técnica de estudio que mejor se adapte a nuestra forma de ser y que más cómoda nos resulte será clave en el rendimiento final. De nuestra selección veremos después los resultados, optimizando las notas, mejorando nuestra habilidad para superar pruebas y exámenes con buenas calificaciones, etc.

Por ello, nos hemos hecho eco de un estudio realizado en el seno de la prestigiosa Universidad de Harvard, que está considerada en la actualidad como el mejor centro formativo en el campo de la psicología en todo el mundo.

Regístrate en Universia para enterarte de los cursos, becas y todo lo referente a la cultura Universitaria

Las mejores técnicas de estudio según la Universidad de Harvard

¿Cuáles son estas técnicas y recomendaciones que nos hacen los expertos de Harvard para retener mejor la información y poder rendir más durante las horas de estudio? Las vemos.

Sin duda, la principal meta del estudio es entender, retener e interpretar la información objetiva. Por ello, cada persona, según sus particularidades, opta por fórmulas diferenciadas, como la lectura detallada, las clases grabadas, los resúmenes y esquemas, los apuntes durante el estudio o el uso de mapas conceptuales y mentales para interpretar conceptos clave y conceptos asociados.

Y es que, en realidad, no existe una receta perfecta para estudiar bien. Sin embargo, sí que existen algunas técnicas que se han mostrado más eficaces para el rendimiento académico. En el estudio de la Universidad de Harvard, publicado en el libro Make It Stick: the Science of Succesful Learning, han mostrado, según sus investigaciones, las más eficientes.

Esto no quiere decir que, si te preguntas cómo estudiar para un examen para optimizar las horas ante los libros, cualquiera de las técnicas vaya a ser útil para ti. Tendrás que probar unas y otras y descubrir cuál de ellas arroja mejores resultados en tu caso particular. 

Apuntes a mano

Resulta curioso que, tras años buscando técnicas de aprendizaje visual y diseñando métodos modernos y tecnológicos, sean los apuntes a mano los más indicados para retener ideas y conceptos.

Muchos estudiantes han optado por ordenadores portátiles y tablets para tomar apuntes en clase. Sin embargo, los estudios psicológicos y las investigaciones afirman que es mucho más sencillo para memorizar e interiorizar conocimientos el hacerlo a mano.

Al escribir en un teclado, cuando se tiene habilidad, se hace tan rápido que el cerebro no procesa ni asimila las ideas, por lo que cuesta más trabajo que se retengan. Sin embargo, al hacerlo a mano, nuestra mente tiene que pensar en el contenido, en la forma en que lo escribe y en la realización de un rápido resumen donde destaque lo más importante.

Como puedes comprobar, con esta fórmula ya has hecho un pequeño resumen esquemático de la lección, sin seguir al pie de la letra la explicación del profesor.

Releer no es buena idea

Si no sabes cómo estudiar para un examen, te podemos ayudar afirmando que no debes utilizar una técnica que implique la relectura del material. ¿Por qué? Porque al releer, nuestro cerebro no se esfuerza en recordar lo leído, pues sabe que más adelante tendrá la oportunidad de volver a echar un vistazo.

Los especialistas recomiendan una única lectura en profundidad que implique el análisis del contenido del texto. A continuación, tendremos que hacer el esfuerzo máximo por recordar el contenido fundamental de lo leído. 

El recreo y los descansos

No es una técnica en sí misma, pero sí que es un aspecto que deberás aplicar siempre. Recuerda que, según los datos de numerosas investigaciones, cada 45 minutos de concentración, nuestro cerebro empieza a perder capacidad de retención y memorización de la información. Es el momento de hacer un descanso.

Para que tu capacidad retentiva y tu concentración se mantengan óptimas durante todo el tiempo, haz periodos de estudio de unos 45 minutos e intercálalos con descansos de 10 a 15 minutos. De esta forma recargarás energías, permitirás que tu mente repose y retomarás tus estudios con la capacidad plena.

Alterna asignaturas

Esta técnica de estudio es especialmente importante si estás con alguna asignatura que se te hace muy pesada y tediosa. No te centres durante una jornada completa siempre en la misma materia, ya que, de esa forma, tu capacidad disminuirá a gran velocidad.

Según el estudio de Harvard en el que nos basamos, cambiar de asignatura cada cierto tiempo, cada hora, cada dos horas o cada tres, según tú elijas, e incluso cambiar de temática, aunque sea la misma asignatura, será beneficioso y refrescante para tu cerebro.

Crea mapas mentales y conceptuales

Ahora, nos vamos a centrar en técnicas de aprendizaje visual. Si vamos a estudiar, a veces las páginas llenas de letras, palabras y apuntes pueden ser un problema que desmotive y que impida una concentración máxima.

Por ello, las técnicas que refuerzan un aprendizaje más visual y esquemático pueden ser muy útiles. Es el caso del uso de mapas conceptuales y mentales.

Estos mapas, con sus diferencias, básicamente nos llevan a partir de un concepto primario a partir del cual desarrollamos otros relacionados con él. Mientras el mapa mental se centra en la conocida como lluvia de ideas, el conceptual se centra más en esquemas de relación entre ideas que van de mayor a menor importancia.

La parte buena de estas técnicas de estudio es que se basan en conceptos clave que, a su vez, se escriben de forma esquematizada, usando diagramas, formas geométricas, conjuntos, etc. Así se escapa de la monotonía de estudiar apuntes y más apuntes.

Otra opción es buscar en YouTube temáticas de estudio, explicaciones y lecciones que te ayuden a interiorizar un tema. No siempre nuestros apuntes o los libros nos permiten tener los elementos perfectos o saber cómo estudiar para un examen. Por ello, a veces, es recomendable buscar otras opciones más ‘exóticas’ y menos formales.

Sea como fuere, encuentra las mejores técnicas de estudio para optimizar el rendimiento que mejor se adapten a tus necesidades concretas. Luego, personalízalas según te convengan.

TRUCOS PARA MEJORAR TUS HÁBITOS DE ESTUDIO

Descubre cómo puedes mejorar tu rendimiento en los exámenes con sencillos consejos para tu día a día.

DESCARGA AQUÍ EL EBOOK


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.