text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Por qué una buena inteligencia emocional te hace mejor profesional

      
Por qué una buena inteligencia emocional te hace mejor profesional
Por qué una buena inteligencia emocional te hace mejor profesional  |  Fuente: iStock

Y es que, aunque entendemos por inteligencia emocional ese abstracto que nos permite controlar, entender y manejar mejor nuestras emociones, va mucho más allá de nuestra vida personal, pues es algo que nos acompaña siempre, en nuestro trabajo también.

La inteligencia emocional

La inteligencia emocional tiene muchos beneficios. Si se trabaja y se entiende, permite desarrollar mejor empatía con el resto de personas y seres vivos, nos ayuda a adaptarnos mejor a todo tipo de situaciones y, en general, nos permite conocernos mejor a todos los niveles.

De hecho, nuevos estudios demuestran que incluso es útil para saber si una persona tendrá éxito en su carrera profesional. ¿Es posible algo así? Parecer ser que sí, precisamente por lo que ya hemos comentado, porque estos profesionales aprenden a identificar y gestionar mejor sus emociones, lo que les facilita labores como otorgarle un mayor grado de empleabilidad, obtener un mejor sueldo o sencillamente ser ascendidos.

Recordemos, además, que una correcta inteligencia emocional, es muy útil en muchos sentidos de nuestra vida. Nos puede proporcionar plenitud y, cuanto más plenos nos sintamos, mejor afrontaremos cualquier reto, como un empleo, un proyecto complejo, etc.

La inteligencia emocional facilita:

  • El tener una vida más sana en todos los sentidos, tanto física como mentalmente.
  • Mayor empatía para comprender a los demás y saber qué y cómo se sienten.
  • Mejor adaptación a cualquier situación, especialmente las cambiantes, inciertas o adversas.
  • Predicción del futuro laboral, que puede ser más exitoso con mayor inteligencia emocional.

Y es que no debemos olvidar que la capacidad para identificar, comprender y gestionar emociones será vital a lo largo de nuestra vida en todo tipo de situaciones, y no solo las laborales.

Con esta capacidad para una correcta gestión de las emociones, según el estudio realizado en el seno de la Escuela de Negocio ESSEC, que ha sido publicado en la revista Paper bajo el título de ‘Un estudio retrospectivo sobre la inteligencia emocional y el salario’, en conjunción con diversas universidades norteamericanas, se ha observado que las relaciones interpersonales entre compañeros y empleados y las habilidades sólidas de liderazgo permiten al sujeto obtener una mayor compensación económica.

El éxito y su relación con la inteligencia emocional

Sea como fuere, existe un detalle que debemos considerar. El tener una elevada inteligencia emocional no nos hará un mejor profesional ni una persona más exitosa por sí solo.

Sin embargo, sí que influye dramáticamente en la conversión de los profesionales en grandes profesionales, pero no es la única cualidad que se espera y que se debe demostrar. Aumentará tus posibilidades de ser contratado, de escalar puestos en una empresa e incluso de liderar equipos o tener tu propio negocio de éxito, pero debes saber que no será el único punto clave.

No obstante, está claro que una persona que gestiona correctamente sus emociones sabrá estar a la altura de las circunstancias en muchos momentos.

Ahora bien, a la inteligencia emocional se debe sumar una elevada capacidad empática. Gracias a la empatía, el profesional sabrá interpretar el discurso de sus jefes, el estado de ánimo de sus compañeros y la situación de sus empleados.

Por tanto, no solo se trata de una sabia gestión de las emociones propias. También es clave el saber interpretar las emociones de los demás. Con estas dos herramientas, tendremos un capital fantástico para comenzar a ser grandes profesionales.

Otras consecuencias positivas de la sabia gestión emocional

Al ser dueños de nuestras emociones, disfrutamos de consecuencias muy positivas. Por ejemplo, el vínculo que se puede crear con los compañeros, jefes o empleados.

Un buen líder empatiza con las emociones de sus seguidores. Para ello, crea vínculos muy fuertes que se mantienen en el tiempo.

Según los diversos estudios, el mantenimiento de buenos contactos laborales también contribuye a lograr sueldos más elevados e incluso ascensos. Y es que, con una gestión emocional adecuada, se puede motivar e incluso se podría influenciar a los responsables para tal hecho.

Una persona con elevada inteligencia emocional puede influir con precisión en las conductas de los demás. Su habilidad para integrarse en una red social empresarial lo dotará de acceso a más información, lo que le permite mejorar el desempeño y, por ende, tener más éxito.

Otra consecuencia positiva de la persona con alta inteligencia emocional es su capacidad para aceptar las críticas. De esta forma, entiende los comentarios con mayor objetividad, los analiza y los utiliza para aprender de sus errores. Esto, sin duda, hace de estos unos profesionales muy productivos y resolutivos

Solucionando problemas

La inteligencia emocional es importante por diversos motivos, como hemos visto. Pero hay uno clave en que es especialmente notoria, cuando se produce una equivocación.

A veces, no saber aceptar un error puede provocar que un problema se cronifique. Por ello, en un momento de crisis, es básico tener la capacidad de percibir y comprender la situación para manejarla de forma correcta.

Sin duda, el manejo de las emociones es clave en una situación así, ya que permitirá lidiar con los problemas complejos de forma adecuada.

Si alguien no acepta las críticas, pierde posibilidades de crecimiento, y una de ellas es impedir que su carrera avance en sentido positivo aprendiendo de sus propios errores y deficiencias.

La inteligencia emocional elevada es vital en todas las etapas de una carrera profesional. A medida que se ostenta un cargo de mayor responsabilidad, se vuelve más básica, ya que, cuanto más elevado sea el rol que se desempeña, mayores serán los problemas que habrá que solucionar. Es ahí cuando la empatía, la persuasión y la inspiración juegan un papel primordial.

Ya sabes por qué una buena inteligencia emocional te hace mejor profesional. Pon en práctica todo cuanto has aprendido aquí y disfruta de una carrera brillante convirtiéndote en el mejor profesional que puedas llegar a ser.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.