text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Inteligencia artificial: ¿oportunidad o amenaza?

      
Fuente: Shutterstock

El avance de la tecnología es innegable y nos ha ayudado a evolucionar como sociedad. Cada vez las tareas diarias se hacen más fáciles, incluso en el trabajo ya no tenemos que preocuparnos por realizar ciertas labores engorrosas y aburridas, como el seguimiento de clientes, el control de facturas o el envío de ciertos mails: hay programas que ya pueden hacerlo por nosotros. Sin embargo, delegar algunas cosas puede ser beneficioso para ser más productivos y encargarnos de cosas más importantes, pero ¿qué tanto poder le estamos dando a las máquinas en nuestras vidas? ¿Puede la Inteligencia Artificial algún día, superarnos o peor aún, suplantarnos?

Esta es una de las preguntas que cientos de científicos, filósofos y empresas de tecnología se hacen hoy en día. Si bien los beneficios de las tecnologías están a la vista de todos, y los más evidentes pueden verse en su uso en la medicina o en la educación, nuestra dependencia y sobre todo, el poder que damos a las máquinas, está generando dudas en muchos especialistas que expresan su desacuerdo y temor sobre el rol de la inteligencia artificial en la sociedad.

Un poco de historia

El concepto de Inteligencia Artificial surgió en la comunidad científica en el año 1950, de la mano de Alan Turing, quien llevaba desde hace algunos años investigaciones en torno a las computadoras o “máquinas inteligentes”. Los científicos se sintieron atraídos por esta idea y comenzaron a prestar más atención a los descubrimientos en torno al tema. Turing planteó una duda en un artículo revelador, que marcó un antes y un después en el área tecnológica: ¿pueden las máquinas pensar?

Por fallecer prematuramente, el trabajo de Turing fue continuado por John Von Neumann, quien postuló que las computadoras debían diseñarse tomando como modelo el cerebro humano y su funcionamiento. Así comenzaron a surgir conceptos como “memoria” y “sensores” en torno a las nuevas computadoras. La investigación sobre IA se expandió así en diversas direcciones y se desarrollaron en las siguientes décadas diferentes programas inteligentes.

Para la década del 70 la IA estaba en boca de todos los científicos de las más diversas ramas y fue así que se empezó a derivar su estudio hacia el lenguaje y la capacidad humana de producirlo. Se crearon programas que intentaban imitar y asimilar esta habilidad, y fue así que nació el revolucionario programa “Eliza”. Este consistía en una simulación de terapia psicológica en la que el programa analizaba el lenguaje utilizado del usuario para dar respuestas acordes a cada situación. Este programa fue un hito de la IA.y hoy se pueden encontrar muchos similares en Internet.

Pon a prueba a “Eliza”, la IA que oficia de psicólogo en línea


Muchos hallazgos y creaciones han tenido lugar a partir de los años 70 y hasta ahora en torno a la Inteligencia Artificial. Uno de los últimos es la creación de automóviles autónomos.Tesla Motors, como otras compañías automotoras, han lanzado una línea de automóviles que son guiados por Inteligencia Artificial, sin necesidad de la intervención humana en el volante o en los pedales.

Este coche último modelo de Tesla posee 8 cámaras que despliegan una visión de 360 grados alrededor y poseen una visibilidad de hasta 250 metros, elementos conectados a una red que posee además sensores ultrasonido que pueden detectar todo tipo de objetos cerca del automóvil, información que luego es procesada en un programa, para que el ser humano solo tenga que sentarse y dejarse llevar.

Si llegamos al punto de tener automóviles que ya poseen las habilidades necesarias para conducir igual o mejor que las personas. ¿Qué nos espera en un futuro?

Opiniones encontradas

Uno de los referentes más destacados que se ha pronunciado sobre este tema es Stephen Hawking, quien considera que la comunidad científica debería estar más preocupada por mantener el control sobre la inteligencia artificial. En un artículo publicado en The Independent, Hawking aseguró que “Aunque sabemos que la I.A. tiene el potencial para ser el mayor acierto, o el peor error de la humanidad, no se están investigando seriamente sus implicaciones. Las únicas organizaciones que están estudiando esto son el Centro Cambridge para el estudio del riesgo existencial, el Instituto para el futuro de la humanidad, el Centro de Investigación de Inteligencia Artificial, o el Instituto Vida Futura. Todos nosotros deberíamos preguntarnos desde hoy mismo qué puede hacerse para aprovechar lo mejor de la inteligencia artificial y evitar lo peor.”

Frente al creciente desarrollo tecnológico en los últimos años, la Inteligencia Artificial se ha vuelta protagonista. Nuestras preocupaciones sobre la resolución de problemas para conseguir objetivos específicos pueden solucionarse hoy con algoritmos que contiene formulas matemáticas exactas. El mejor ejemplo son las aplicaciones para celulares, que nos “liberan de pensar” en miles de cosas que ahora resolvemos con tan solo un simple clic.

Los conflictos que se desprenden de esta situación son varios. En primer lugar, si la tendencia a delegar hacia las máquinas ciertas tareas sigue en crecimiento, todo el sistema en el que vivimos dependerá de ellas, y no podrá haber lugar a errores; uno solo de ellos podría desatar el caos. Cabe solo imaginar qué pasaría si una simple cifra en la Bolsa de valores resulta errónea. En segundo lugar, la Inteligencia Artificial, pensada como un agente racional que resuelve problemas, deja de ser utilizados como un simple recurso de manejo de datos y empieza a tomar decisiones por sí misma.

Por otro lado, hay científicos que aseguran que nuestro temor a la inteligencia artificial es infundado. Ramón López de Mantarás, uno de los más reconocidos expertos españoles en robótica e IA, asegura que la singularidad de la que se habla en relación a la inteligencia artificial y la consciencia de las máquinas son teorías que no poseen argumentos científicos válidos, de acuerdo a lo informado por Muy Interesante. Si bien aún queda mucho por descubrir sobre el tema, no podemos asegurar que las máquinas van a desplazar a los seres humanos, dado que somos nosotros las que las programamos. Este fundamento sirve para cuestionarnos si realmente llegará el día en que los programas tecnológicos serán conscientes de sí mismos, buscarán mejorar fuera de su programación y desatarán en caos mundial.

Una mirada al futuro

Lo cierto es que no se sabe qué beneficios o amenazas pueda traernos como especie la Inteligencia Artificial de aquí a unos 50 años. Por ahora solo podemos dar crédito a los avances relacionados con una mejor calidad de vida, y algunos problemas en el ámbito laboral, que muestran un desplazamiento de los hombres en trabajos mecánicos.

Para poder prever las diversas situaciones que puedan surgir de aquí a algunos años, ya hay algunas empresas tecnológicas que se han coordinado para avanzar en la misma dirección. Bajo el nombre Partnership on AI, compañías como Facebook, Amazon y Google unieron fuerzas para dirigir sus investigaciones y promover las buenas prácticas para evitar que la Inteligencia Artificial termine convirtiéndose en un problema para la raza humana. Esta iniciativa tiene como fin crear un fuerte vínculo de colaboración y comunicación para unificar criterios, vigilar el desarrollo de la IA y sobre todo, seguir una misma línea ética, para evitar posibles fallos y excesos en nombre de la ciencia.

Mientras se desarrollan este y otros cientos de proyectos, ahora solo queda seguir aprendiendo sobre la Inteligencia Artificia y sobre nosotros mismos como especie. Y esperar para saber cuál de todos los pronósticos se hará realidad.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.