text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Cuál es la verdadera relación entre las palabras y su significado?

      
<p>Muchas veces nos preguntamos cuál es la relación que existe entre una palabra y su significado, es decir, cómo se relaciona la palabra “mesa” con el objeto en sí mismo. Desde Saussure en adelante, se ha sostenido que <strong>las palabras son arbitrarias</strong> y se generan mediante convencionalismos, pero <strong>recientes estudios podrían derrocar esta teoría</strong> y abrir paso a nuevos paradigmas sobre el lenguaje.<br/><br/></p><p>La teoría tradicional, elaborada por el lingüista Ferdinand de Saussure, sostiene que el lenguaje es un sistema en donde <strong>las palabras se forman por acuerdos sociales</strong> y que en ellas no existe relación entre los rasgos fónicos (el sonido) y el elemento al que hace referencia. Estudios recientes contradicen esta teoría y sugieren que <strong>el cerebro humano relaciona formas y sonidos </strong>y esta característica es  fundamental en la adquisición del lenguaje.<br/><br/></p><h2><strong>Efecto bouba-kiki<br/><br/></strong></h2><p><strong>El debate sobre la arbitrariedad del lenguaje</strong> comenzó a partir de 1929 cuando el investigador Köhler demostró mediante un estudio que el sonido y las características de un objeto se relacionan.<br/><br/></p><p>El experimento consistió en presentar a los participantes dos figuras geométricas, una muy curvada y otra con muchas puntas, y se les pidió que les designarán a cada figura una palabra  de dos que les eran otorgadas. El estudio dio como resultado que la mayoría coincidió en las palabras designadas, lo que quiere decir que <strong>hay fonemas que se asocian a determinadas formas</strong>.<br/><br/></p><p>Este estudio<strong>, </strong>que luego se denominó Efecto bouba-kiki, sirvió como base para muchos otros que en la actualidad se desarrollan y es solo una de las varias razones que pueden ayudar a evidenciar una <strong>estrecha relación entre el significante y el significado</strong> de las palabras.<br/><br/></p><h2><strong>Rasgos fónicos universales<br/><br/></strong></h2><p><strong>Otro estudio realizado en 2015</strong> por especialistas de la <a href=https://www.wisc.edu/ title=Web de Universidad de Wisconsin-Madison target=_blank rel=me nofollow>Universidad de Wisconsin-Madison</a> demostró que las personas solemos usar ciertos rasgos sonoros para designar determinadas ideas y conceptos.<br/><br/></p><p>En el estudio se solicitó a los voluntarios que inventaran vocalizaciones para dar nombre a diferentes conceptos antagónicos, para que luego <strong>otros adivinarán cuáles vocalizaciones se referían a distintas ideas</strong>.<br/><br/></p><p>El experimento dio como resultado que quienes escucharon las vocalizaciones tuvieron un alto número de aciertos, mucho más que si hubieran tenido que adivinar mediante el azar. Los investigadores analizaron las creaciones sonoras y notaron<strong> coincidencias entre fonemas que hacían referencia a los mismos conceptos</strong>. De esta forma se confirmaría el efecto icónico de los sonidos en nuestro cerebro.<br/><br/></p><p>Estos resultados significan que hay ciertos sonidos que nos remiten a ciertas formas o conceptos, y demuestran por un lado, que <strong>la teoría de Saussure es errónea</strong>, y por el otro, que podríamos establecer un<strong> sistema de comunicación mediante sonidos icónicos</strong> que podrían compararse con el dibujo.<br/><br/></p><p>Puedes <a href=https://rsos.royalsocietypublishing.org/content/2/8/150152 title=investigación completa target=_blank rel=me nofollow>acceder a la investigación completa aquí</a>.</p><p></p>
Fuente: Shutterstock

Muchas veces nos preguntamos cuál es la relación que existe entre una palabra y su significado, es decir, cómo se relaciona la palabra “mesa” con el objeto en sí mismo. Desde Saussure en adelante, se ha sostenido que las palabras son arbitrarias y se generan mediante convencionalismos, pero recientes estudios podrían derrocar esta teoría y abrir paso a nuevos paradigmas sobre el lenguaje.

La teoría tradicional, elaborada por el lingüista Ferdinand de Saussure, sostiene que el lenguaje es un sistema en donde las palabras se forman por acuerdos sociales y que en ellas no existe relación entre los rasgos fónicos (el sonido) y el elemento al que hace referencia. Estudios recientes contradicen esta teoría y sugieren que el cerebro humano relaciona formas y sonidos y esta característica es  fundamental en la adquisición del lenguaje.

Efecto bouba-kiki

El debate sobre la arbitrariedad del lenguaje comenzó a partir de 1929 cuando el investigador Köhler demostró mediante un estudio que el sonido y las características de un objeto se relacionan.

El experimento consistió en presentar a los participantes dos figuras geométricas, una muy curvada y otra con muchas puntas, y se les pidió que les designarán a cada figura una palabra  de dos que les eran otorgadas. El estudio dio como resultado que la mayoría coincidió en las palabras designadas, lo que quiere decir que hay fonemas que se asocian a determinadas formas.

Este estudio, que luego se denominó Efecto bouba-kiki, sirvió como base para muchos otros que en la actualidad se desarrollan y es solo una de las varias razones que pueden ayudar a evidenciar una estrecha relación entre el significante y el significado de las palabras.

Rasgos fónicos universales

Otro estudio realizado en 2015 por especialistas de la Universidad de Wisconsin-Madison demostró que las personas solemos usar ciertos rasgos sonoros para designar determinadas ideas y conceptos.

En el estudio se solicitó a los voluntarios que inventaran vocalizaciones para dar nombre a diferentes conceptos antagónicos, para que luego otros adivinarán cuáles vocalizaciones se referían a distintas ideas.

El experimento dio como resultado que quienes escucharon las vocalizaciones tuvieron un alto número de aciertos, mucho más que si hubieran tenido que adivinar mediante el azar. Los investigadores analizaron las creaciones sonoras y notaron coincidencias entre fonemas que hacían referencia a los mismos conceptos. De esta forma se confirmaría el efecto icónico de los sonidos en nuestro cerebro.

Estos resultados significan que hay ciertos sonidos que nos remiten a ciertas formas o conceptos, y demuestran por un lado, que la teoría de Saussure es errónea, y por el otro, que podríamos establecer un sistema de comunicación mediante sonidos icónicos que podrían compararse con el dibujo.

Puedes acceder a la investigación completa aquí.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.