text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Publicar selfies sin parar en redes sociales implica problemas mentales

      

Los efectos que las nuevas tecnologías e internet, y más concretamente las redes sociales, tienen en las personas ha despertado la curiosidad de los expertos. Son muchas las investigaciones que pretenden desentrañar cómo afecta al cerebro humano la exposición constante, la falta de privacidad y la necesidad de estar permanentemente conectados para sentir que formamos parte del entramado social.

Uno de los últimos estudios al respecto se desarrolló en la Universidad de Brunel, Reino Unido, y concluye que los usuarios obsesionados con hacerse selfies para después compartirlas en redes sociales podrían sufrir algún desequilibrio mental.

La baja autoestima y la falta de confianza en uno mismo son los responsables de este comportamiento que busca el refuerzo constante de los demás. Los usuarios que colman sus muros con autofotos de ellos mismos acusan un fuerte narcisismo motivado por la necesidad de llamar la atención.

El uso constante del smartphone y la publicación de selfies demuestran desequilibrios mentales

Según los responsables de la investigación, cada vez que una de estas personas recibe un “me gusta” en sus fotos sienten que se va un vacío interno, se sienten bien, admirados, y eso propicia que la acción vuelta a repetirse.

El trastorno, afirman los entendidos, es más notorio todavía cuando los usuarios retocan las imágenes antes de publicarlas. Esto confirma el alto grado de inseguridad que presentan y el miedo a que alguien pueda hacer un comentario negativo de su persona.

Como ya hemos dicho, de un tiempo a esta parte se han desarrollado diversos estudios sobre cuestiones similares; un buen ejemplo es el que publicó Personality and Individual Differences. En él, investigadores de la Universidad de Ohio comprobaron que quienes publican autofotos constantemente presentan cierta inadaptación social.

En México también interesa este tema por eso, la Agencia Informativa de la Universidad de Monterrey desveló que los jóvenes que crecen pegados al teléfono se convierten en “zombies tecnológicos”, caracterizados por hablar en voz más tenue y ser más impulsivos e irritables. Por otro lado, las universidades de Texas y de Bath aseguraron en un informe que el uso del celular por la calle ralentiza los movimientos y los hace más descoordinados.

 

 

Lee también
» Facebook es la red social preferida por los mexicanos
» ¿Perder un trabajo por una publicación en las redes sociales?
» 6 redes sociales ideales para estudiantes 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.