text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Buscan desarrollar antibióticos con veneno de alacrán

      
Buscan desarrollar antibióticos con veneno de alacrán
Buscan desarrollar antibióticos con veneno de alacrán
La dualidad que juegan las toxinas del alacrán, entre su efecto mortífero y de alivio en los seres humanos, por sus componentes estructurales, podría poner al equipo del Dr. Lourival Domingos Possani Postay, del Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM, en el camino del millón de dólares que otorga la Fundación Bill y Melinda Gates en este mes de febrero.

En noviembre del 2009, el grupo de colaboradores de Possani Postay, miembro de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), recibió un donativo de cien mil dólares como parte del programa "Donativo para Exploración de Grandes Retos para Investigación Innovadora en Salud Global", que elige proyectos innovadores con estrategias originales para enfrentar enfermedades mundiales como el VIH-SIDA, tuberculosis, dengue y el paludismo o malaria, que afectan con más intensidad a países en desarrollo en zonas tropicales y subtropicales del mundo.

El veneno de un alacrán del género Centruroides mata en México a 70 personas al año aproximadamente, pero también representa grandes expectativas para la creación de antibióticos contra bacterias y virus: "la noticia este año sería conseguir el donativo de un millón de dólares para avanzar en los estudios", detalla el científico naturalizado mexicano".

CÓMO FUNCIONA


"Utilizamos bloqueadores de canales de potasio para el control del paludismo",
se centra en utilizar un péptido ya identificado del veneno de alacrán, llamado Escorpina, para bloquear los canales iónicos de potasio y así detener el paso del parásito Plasmodium al mosquito Anopheles, que al picar al ser humano transmite la enfermedad.

La idea de utilizar péptidos ¿moléculas-, tiene antecedentes de varios años de estudios del Dr. Possani y sus colaboradores, quienes ya habían descubierto propiedades antimicrobianas en algunos componentes derivados del veneno de alacrán.

El investigador emérito de la UNAM y del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), sostiene que algunas propiedades de las toxinas de alacrán desequilibran iónicamente al parásito Plasmodium y causa que sea inviable su transmisión".

Por lo pronto, en la investigación, en la que participan los doctores Enrique Reynaud Garza, del IBt, y Humberto Lanz Mendoza, del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), se avanza en la generación de un mosquito genéticamente modificado que excrete Escorpina en la saliva cuando pique a un ser humano, acción que impedirá la transmisión del paludismo.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.