text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Celebra Conacyt 40 años de impulsar la investigación y el desarrollo científico y tecnológico

      
El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) cumple hoy 40 años de su fundación, a lo largo de los cuales ha construido el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), que hoy agrupa a 16 mil científicos y un sistema de becarios que hoy paga los estudios de posgrados de 36 mil estudiantes de maestría y doctorado.

A pesar de que el gobierno mexicano no ha incrementado en casi cuatro décadas el porcentaje del Producto Interno Bruto que se destina a la investigación científica y el desarrollo tecnológico, el Conacyt es una pieza central en el actual sistema científico mexicano, que es complementado con 32 Consejos Estatales de Ciencia y con una red de 120 universidades e institutos de educación superior que hacen investigación.

Fundado por Luis Echeverría en un ambiente en el que una sólida y prestigiada comunidad científica, pero excesivamente pequeña para el tamaño de un país de 112 millones de personas, el Conacyt nació como la oficina del gobierno federal para atender y fomentar la ciencia, que es una actividad medularmente libre pero que requiere de muchos estímulos públicos y privados.

Éste mismo modelo fue adoptado por otros países de Latinoamérica que también cuentan con sus propios Conacyt, como en Bolivia, Chile y Paraguay. El modelo permitió frenar la fuga de cerebros mexicanos hacia el extranjero, que prácticamente era la única opción para los mayores científicos mexicanos en los años 50 y 60. Sin embargo, la institución sigue sin recibir mayor apoyo presupuestal de parte del gobierno del que forma parte.

En 2011 el presupuesto del gobierno federal para Ciencia y Tecnología aumentará 4.2 %, similar al ajuste inflacionario. Esto significa que, por diferentes caminos, el gobierno de la República Mexicana destinará casi 48 mil millones de pesos a la investigación y desarrollo tecnológico. La cifra parece grande, pero en realidad es apenas el 0.39% del Producto Interno Bruto (PIB) de un país con una gigantesca economía de 12 billones de pesos.

El último presidente que destinó más del 0.4% del PIB a ciencia fue Ernesto Zedillo, en el año 2000. Después nadie ha alcanzado ese porcentaje.

FRENAR LA FUGA
. Entre los saldos positivos a lo largo de 40 años, se encuentra el sistema de becas de posgrado que benefician a más de 30 mil estudiantes.

Juan Carlos Romero Hicks, actual director de la institución, explicó a Crónica, en el marco de la cancelación del timbre postal de los 40 años de Conacyt, que el nuevo modelo de apoyos a becarios se enfoca en apoyar más los estudios de posgrado en México, pero con programas de calidad y que cada vez hay menos cerebros fugados del país porque también se apoyan programas de investigación.

En las memorias de la Academia Mexicana de Ciencias, destacados científicos como Guillermo Soberón, afirman que Conacyt fue clave para frenar la fuga de cerebros hacia otros países y para hacer de la investigación una actividad realmente profesional en México.

No obstante, el saldo negativo es el constante rezago presupuestal. El pasado mes de octubre once instituciones académicas, privadas y de gobierno asociadas en el Grupo Vincula pidieron una atención más seria al sector y consideraron como insuficiente el incremento de 4.2%. El llamado fue soslayado en la Cámara de Diputados.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.