text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Académicas de la Ibero analizan el uso inteligente de las redes sociales

      
Fuente: Universia

El ciberacoso puede tener consecuencias devastadoras en los adolescentes, por lo que es importante promover un uso inteligente y reflexivo de las redes sociales: los usuarios deben tomar el control de lo publicado en Internet, y no viceversa.

 

Lee también
» Privacidad y seguridad en las Redes Sociales, un problema actual
» Las redes sociales pueden producir conductas obsesivas
» Tres de cada diez jóvenes mexicanos han sido intimidados en Internet 

 


Así lo aseguraron la doctora Diana Cover Van Putten y la maestra Jessica Gutiérrez Castillo, egresadas de la Licenciatura en Psicología de la Universidad Iberoamericana y especialistas en manejo de crisis, quienes ofrecieron una charla con estudiantes de la Ibero provenientes de diversas disciplinas de estudio sobre el manejo de emociones en el uso de redes sociales como Facebook y Twitter.


De acuerdo con la Asociación Interactive Advertising Bureau (IAB), en su 5to Estudio de Consumo de Medios entre Internautas Mexicanos, uno de cada dos adolescentes usuarios de Internet pasa entre dos y cinco horas diarias en la red, tienen una alta participación en redes sociales y 84 por ciento sube fotografías.


En alusión al fenómeno del sexting, es decir, el intercambio de fotografías y videos con contenido sexual más o menos explícito, Gutiérrez especificó que no existen formas de controlar a ciencia cierta la difusión de las imágenes, y advirtió que no todas las personas que envían fotos provocativas lo hacen para “coquetear”: se han dado varios casos en los que la foto se obtuvo por medio de la intimidación o el chantaje, o fue robada y extraída de un disco duro por algún hacker.


Alertó que la difusión de este tipo de contenidos sin el consentimiento de las personas que aparecen en ellos es un delito en nuestro país.


En el Estado de México, por ejemplo, el sexting está penalizado como una modalidad de acoso sexual, de acuerdo con la reforma al artículo 269 bis del Código Penal de dicha entidad, y quienes incurran en esta conducta podrían ser acreedores a hasta cuatro años de prisión.


Además, este acto puede tener consecuencias graves para las víctimas no sólo desde el aspecto legal: una situación de este tipo cuenta con un gran potencial para generar daños psicológicos considerables.


Las expositoras hicieron referencia a los casos de adolescentes que han cometido suicidio luego de que fotografías y videos explícitos en los que aparecían se distribuyeran entre sus compañeros de clase, para luego sufrir acoso de ellos.


“Es lamentable la explotación comercial de fotos por personas que no deberían tener acceso a este contenido”, aclaró, y llamó a los jóvenes del público no sólo a reflexionar sobre los contenidos que publican y envían a sus parejas o amigos, sino también a “no retransmitir los mensajes”.


Por otro lado, las académicas ofrecieron algunas recomendaciones para utilizar las redes sociales de forma inteligente y con el fin de preservar la seguridad emocional de los usuarios.  


La doctora Gutiérrez recordó que los seres humanos no podemos relacionarnos plenamente con más de cinco personas, y animó a los jóvenes a reflexionar sobre el peso que le otorgan a un like en Facebook o a un fav en Twitter.

Por su parte, la doctora Cover Van Putten explicó que los usuarios son “curadores” de su identidad virtual, y ésta parte de quienes somos en el mundo no virtual. De acuerdo con sus palabras, un ser humano consciente y seguro de quién es puede proyectarse de manera más honesta en la red.

Asimismo, consideraron la importancia de reflexionar lo que representa la tecnología dentro de la vida diaria, y si se utiliza como un método para aislarse de los demás o relacionarse con ellos.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.