text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La permanencia del libro impreso en medio de las nuevas tecnologías

      
La permanencia del libro impreso en medio de las nuevas tecnologías
Si bien las nuevas tecnologías han proliferado como herramientas de información y recreación, el libro impreso continua y continuará vigente. Foto: UNAM
Luego de una primera evaluación de cómo se lee en México, derivada de sus indagaciones, Elsa Margarita Ramírez Leyva, del Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información (IIBI) de la UNAM, aseguró que el libro impreso aún persistirá mucho tiempo.

“Estamos en la etapa del incunable electrónico. Desde luego, han empezado a surgir diferentes tipos de escritura en esa forma, que propician modalidades de lectura distintas a las que han prevalecido en los medios impresos, pero sin duda, estamos en una etapa inicial”, comentó.

El libro electrónico aún conserva la mayor parte de las características del otro, pero presenta una variante: la interactividad; además, ya han empezado a desarrollarse versiones que incluyen imágenes, sonido y vínculos con otros textos, es decir, multimedia.

Ramírez Leyva, autora del estudio “La lectura en los tiempos de Internet”, ha analizado la experiencia de esta actividad intelectual y recreativa.

En cuanto a la lectura en una pantalla, la experiencia difiere: la computadora de escritorio puede resultar incómoda, sobre todo en textos que requieren más tiempo. Lo dicen los jóvenes: leer en computadora cansa, sobre todo si es por un lapso prolongado.

“Sin embargo, los colegas del área científica conforman un sector que produce y consume revistas electrónicas; es más, las prefieren a las otras porque, como su proceso editorial es mucho más breve, les permite estar actualizados de los avances en menor tiempo, y les facilita el trabajo en equipo y acceso a los contenidos desde cualquier lugar”, comentó.

También ahora uno puede leer en los teléfonos celulares, desde mensajes breves, hasta el periódico (en Japón ya han aparecido versiones de libro para este tipo de artefactos).

Otros soportes de lectura como los diferentes tipos de tabletas favorecen la lectura de un texto largo, pues su formato tiende a semejarse cada vez más al del libro. Con ciertas ventajas, sus aplicaciones permiten manipular el tamaño de la letra, hacer anotaciones, consultar el diccionario, incluso enlazarse a otros sitios, si se cuenta con conexión a Internet.

“Es más, algunos electrónicos cuentan con aplicaciones para realizar la denominada lectura social, que favorece la comunicación entre lectores, autores, profesores y editores; de este modo, las barreras de comunicación tienden a diluirse y el texto se convierte en un espacio de trabajo y aprendizaje, y también lúdico.

En una investigación efectuada por Ramírez Leyva entre estudiantes de bachillerato de la UNAM, ellos dijeron preferir las fuentes digitales de información si se trata de sus tareas, pero el libro impreso en el momento de leer, porque las sensaciones que les causa este objeto son más placenteras. Incluso, algunos expresaron preocupación por el tiempo que sus hermanos menores dedican a navegar por el ciberespacio o a jugar videojuegos.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.