Wednesday :: 01 / 10 / 2014

AdemásBLOGS | CURSOS | ENCUESTAS | FOROSMAPA DEL SITIO

Noticia

Ozono y partículas suspendidas aumentan enfermedades y mortalidad

UdeG propone medidas de gestión y de presión


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

La zona metropolitana de Guadalajara (ZMG) enfrenta en materia de contaminación atmosférica dos problemas preocupantes: el ozono y las partículas suspendidas totales, los cuales están generando daños en la salud de los habitantes, advirtieron académicos e investigadores de la Universidad de Guadalajara.

Este martes cuatro especialistas de la UdeG indicaron en rueda de prensa que las contingencias ambientales en 2005 y 2006 dejan claro que la urbe carece de esquemas de gestión, de cooperación en red y planeación a largo plazo que atiendan el problema. Además, falta presión pública para que la situación cambie.

El jefe de la Unidad de vinculación y difusión científica, Arturo Curiel Ballesteros, explicó que el sistema de medición de contaminantes en la ZMG es muy limitado. En las grandes urbes existen 180 tipos contaminantes. En las ciudades avanzadas se monitorean 33, mientras que en Guadalajara solo siete. Por si fuera poco, no se evalúan partículas menores a 2.5 micras o sustancias como el benceno, que van directamente al sistema circulatorio del ser humano.

La coordinadora del programa Divulga, de la Unidad de vinculación, Guadalupe Garibay, detalló que de acuerdo con un estudio que efectúa la UdeG (y concluirá a finales de enero), las ausencias en el nivel preescolar, el aumento de las consultas de salud y los índices de enfermedades respiratorias y mortalidad se relacionan con los altos niveles de contaminación por partículas suspendidas.

Al respecto, el especialista del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) Alfredo Feria Velazco consideró que por lo general se piensa en los daños producidos en piel, ojos y vías respiratorias, pero no se valoran los efectos a largo plazo.

En una investigación realizada por estudiantes y académicos de la maestría en salud ambiental de la UdeG, se encontró que la contaminación (en particular la exposición a hidrocarburos aromáticos) contribuye a un incremento de tumores malignos, leucemia, linfomas, cáncer en la glándula mamaria y de vejiga.

La investigadora del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), María Luisa García Bátiz, indicó que es necesario cambiar el esquema de gestión, ya que ha sido parcial y limitado. Es indispensable establecer planes, programas y acciones reales a largo plazo, así como conocer mejor el problema, con una visión compartida entre la ciudadanía y los diferentes sectores asociados a la contaminación ambiental.

Se requiere, dijo, una gestión en red, transparencia, rendición de cuentas y un sistema de comunicación eficaz, que sea evaluado y sometido a un seguimiento público.

Guadalupe Garibay añadió que es necesaria una mayor y mejor actuación, ya que a la fecha existe mucho desconocimiento en torno al problema y sus efectos sobre la salud. Ello, aunado a la apatía social sobre el tema, genera un escenario preocupante.

En su compromiso por estudiar la situación, la UdeG lleva a cabo investigaciones con cuerpos colegiados y se ha acercado a la Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable de Jalisco (Semades), la Secretaría de Educación Pública (SEP) y los ayuntamientos metropolitanos, para reunir información al respecto y que de esta manera los investigadores efectúen un análisis estructurado y permanente sobre la contaminación y sus consecuencias para la salud. La meta es generar ideas que contribuyan a disminuir el problema.







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad