Thursday :: 24 / 04 / 2014

Además BLOGS | CURSOS | ENCUESTAS | FOROS MAPA DEL SITIO

Noticia

Constituirán politécnicos microempresa de alimentos elaborados con insectos

Utilizarán chapulines, lombrices de tierra, gorgojos, jumiles, chimicuiles, escamoles, tenebrios y escarabajos, entre otros insectos altamente nutritivos


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar PDF PDF Traducir Traducir

Investigadores del Instituto Politécnico Nacional establecerán una microempresa dedicada a la elaboración de alimentos, cuya materia prima serán insectos como los chapulines, lombrices de tierra, gorgojos, jumiles, chimicuiles, escamoles, gusanos de maguey, tenebrios, escarabajos y larvas de mariposa, entre otros que constituyen una valiosa fuente de proteínas y aminoácidos esenciales para la alimentación del ser humano.

El Maestro en Ciencias y especialista en entomología del IPN, Juan Antonio García Oviedo, señaló que el propósito de la empresa será elaborar productos como tortillas, golosinas y botanas, los cuales se pretenden comercializar en zonas marginadas de la República Mexicana para combatir deficiencias nutricionales.

A lo largo de 15 años, el maestro García Oviedo ha elaborado un sinnúmero de productos, entre ellos destacan las tortillas con harina de chapulín o de lombriz de tierra y actualmente colabora con la maestra en ciencias Gabriela Jiménez Cuevas, del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México, en la elaboración de golosinas con insectos.

El investigador de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) mencionó que existen regiones del país donde abundan los insectos e inclusive su presencia se llega a considerar como plaga. Mediante la microempresa podría ofrecerse asesoría a los pobladores de esos sitios para que integren los insectos a su dieta diaria a través de productos que ellos mismos puedan elaborar, explicó.

Comentó que las tortillas con harina de chapulín contienen 85 por ciento de proteínas, las cuales contribuyen a la constitución y reparación de tejidos y músculos, así como al mejoramiento de la consistencia de la sangre del ser humano, mientras que las elaboradas con harina de lombriz de tierra contienen 52 por ciento de proteínas.

Explicó que la tortilla de maíz es rica en contenidos energéticos, toda vez que contiene hasta 20 por ciento de carbohidratos y cinco por ciento de proteína de origen vegetal. "Al agregar alguna de las dos harinas descritas incrementaríamos significativamente el nivel de aminoácidos que intervienen para una mejor nutrición", agregó.

El investigador de la ENCB mencionó que las tortillas preparadas con harina de chapulín se evaluaron en una población de escasos recursos de la Ciudad de México, donde los niños de primaria presentaban problemas de nutrición, lo cual se traducía en bajo rendimiento escolar, palidez del rostro y bajo peso.

"Después de alimentar durante seis meses a los pequeños, pudimos constatar que corrigió su rendimiento escolar, aumentó su peso y talla, y mejoró notablemente la coloración de su rostro. Aunque no se les practicaron análisis de sangre, consideramos que los posibles problemas de anemia se aminoraron con el alimento proporcionado a través de la tortilla", apuntó.

Mencionó que la tortilla elaborada con harina de lombriz no se ha evaluado, pero los efectos son similares por el alto contenido proteico que contienen. Por otro lado, el maestro García Oviedo indicó que en breve platicarán con las autoridades del Politécnico, ya que existe la inquietud de elaborar botanas con harina de chapulín y distribuirlas en las cafeterías de las escuelas de esta casa de estudios, a fin de poner al alcance de los estudiantes productos altamente nutritivos.

El especialista del IPN subrayó que todos los productos que han desarrollado con insectos son sometidos a pruebas bacteriológicas de acuerdo con lo establecido con las normas correspondientes, a fin de garantizar la calidad de los alimentos.







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad