Noticias

 
"El día de muertos" es uno de los rituales más antiguos en México. Foto: Flickr.Autor: Christian Frausto Bernal
Según la tradición, los dos primeros días de noviembre se celebra la unión del mundo de los muertos con el de los vivos. El primer día corresponde a las almas de los niños (infantes) y el segundo al de los adultos. Para honrar la visita de las almas de los difuntos, se prepara ofrenda que entre muchas cosas contienen: los platillos favoritos de los difuntos, juguetes, etc. Esta tradición tiene 50 formas distintas de representarse y hay tantas versiones de altares como de familias.

Qué significan las cosas que ponemos en la ofrenda:

Velas: La luz significa fe y su flama la guía para que el alma visitante encuentre el camino. Se pueden colocar en forma de cruz, una en cada punto cardinal.

Flores amarillas o naranjas: Simbolizan la tierra y al igual que las velas, también sirven de guía. Las más usuales son las de cempasúchil.

Calaveras de azúcar: Representan la presencia de la muerte. Tres de ellas en la parte baja del altar representan la santísima trinidad.

Izcuintle: Es una figura en forma de perro, ayuda a que los espíritus más pequeños se sientan tranquilos. En algunas culturas este perro es quien los ayuda a cruzar el río Chiconauhuapar, el último paso para llegar al Mictlán.

Las ánimas del purgatorio: Se pueden representar por una imagen, las ánimas ayudan a liberar al el alma que está en pena.

Una cruz de ceniza simboliza lo mismo que una imagen de las ánimas del purgatorio.

Cruz de flores o frutas: Sirven para expiar las culpas.

Camino de flores: Sirve como guía para que el ánima recuerde el sendero recorrido.

Imagen de un santo o una virgen: Se colocan normalmente para recibir bendiciones.

Fotografía: Es el retrato de la persona [o personas] a quien se recuerda y se dedica la ofrenda.

Flores blancas: Representan la encarnación de la pureza y el cielo.

Cadenas de papel picado moradas, amarillas y negras: Son la unión entre la vida y la muerte. El negro y el morado son los colores del luto y el amarillo o naranja los de la vida.

Pan de muerto: Es un ofrecimiento fraternal.

Agua: Se coloca en la ofrenda para aliviar el cansancio y la sed del viaje y retomar nuevas fuerzas para el regreso.

Sal: Simboliza el elemento purificador, además de ayudar a que el ánima no se corrompa en ninguno de sus viajes.

Comida: Se colocan loas alimentos que más disfrutaba el difunto.

Licor: Para que el visitante festeje y recuerde algunos acontecimientos felices de su vida.

Copal: Se coloca para purificar y ahuyentar a los malos espíritus.


Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más

    Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.