• ¿Quién eres?

Noticias

Mitos y realidades de la primavera

      
Actualizado 11/03/2016
 
 
21 de marzo. Los niños van al parque en sus triciclos decorados, las abejas polinizan las flores y todo el mundo parece estar más feliz. Todos en la calle traen la misma cara de enamorados, y todas las parejas sienten la necesidad de estarse toqueteando para el disgusto de los demás.

¿Qué tiene la primavera que despierta tantas sensaciones en los seres humanos? ¿Por qué existen un sinnúmero de canciones dedicadas a esta época del año? ¿Por qué todos esperamos que con la llegada de la primavera todo vaya a salir mejor?

La palabra primavera, que proviene de prima (primera) y vera (verde o que florece en esta estación del año), nos remite instantáneamente a un sinfín de pensamientos, cuestiones y actitudes que pocos hemos puesto en tela de juicio. ¿Qué tanto conocemos de esta época del año y qué se esconde detrás de lo que creemos?
 
Descubre más sobre la Primavera y sus efectos en esta nota

A continuación te presentamos una lista de los mayores mitos sobre la primavera para acabar con los más apócrifos y sustentar las realidades:

1). Llega el amor

La creencia más común de la llegada de la primavera es que se encontrará el amor. No importa que primavera tras primavera el amor no haya llamado a tu puerta, este 21 de marzo estás seguro que Cupido te traerá a tu media naranja.

Temo desilusionar a varios pero esto no es cierto. No existe ningún sustento científico de que las personas “se enamoren más en primavera” y mucho menos encuentren a la mujer/hombre de sus vidas durante estos 3 meses.

Lo que sí es un hecho es que el aumento de la temperatura, los días más largos y, la exposición a la luz solar aumentan los estímulos (especialmente los que entran por los ojos y por la nariz), influyen en el erotismo y, previo paso por el Sistema Nervioso Central, aumentan el deseo.
 
2). Fiebre de bebés

El tema anterior nos lleva al mito que la sabiduría popular nos ha inculcado: la primavera es la estación que registra mayor actividad sexual.

Uno creería que, debido a la cantidad de bautizos y baby showers a los que debemos atender, que todos los niños nacen o son creados en primavera. Pero ninguna de estas dos creencias es cierta. En México, de acuerdo a registros del INEGI,el mes con mayor índice de nacimientos es agosto, lo cual indica que la fecha preferida para “hacer bebés” es en noviembre.

3). Todo es felicidad

Mientras que la época decembrina puede llegar a ser una época depresiva para ciertas personas, la primavera goza de ser una estación bastante bien recibida y que parece ser el remedio para ese vacío que dejó el invierno, las peleas navideñas y la miserable cuesta de enero.

Investigadores de la Universidad de Toronto han comprobado que en esta época se reactiva la proteína que transporta la serotonina, un neurotransmisor decisivo en el estado de ánimo. Así es como cada año recobramos una actitud más positiva y enérgica tras la caída de los niveles de serotonina que tuvo lugar en otoño e invierno.

Pero no todo es felicidad en primavera. Irónicamente, estos mismos estudios demuestran que, pese a la reactivación de sertonina, la primavera se cataloga como la estación más proclive a la ansiedad y a los ataques de pánico, sobre todo en los días previos a las precipitaciones.

4). Puras buenas vibras

Si ya estás organizando un viaje a Teotihuacán, Chichén Itzá, Palenque, Tulum, El Tepozteco, Monte Albán, Comalcalco, Tajín o cualquier otra zona arqueológica del país para cargarte de energía y fumar de la pipa de la paz, temo informarte que el INAH no sólo está en completo desacuerdo con  tu idea sino que además la llamó, básicamente, una tontería por carecer de sustento científico.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia ya puso en marcha el “Operativo Equinoccio” para evitar que una cantidad exagerada de personas se suban a las pirámides del 19 al 21 de marzo, afirmando que los visitantes suben con la falsa idea de cargarse de energía, poniendo en riesgo a los monumentos al verse rebasada su capacidad.

5). Unas cosas por otras

No todo es negativo, habrá que admitir. Según científicos de la Universidad de Massachusetts, en esta época del año bajan nuestros niveles de colesterol, independientemente de la ingesta de calorías.

Además, la exposición moderada al sol se convierte en un regalo para la piel, aportando vitaminas C y D que nos protegen de enfermedades.

Aunque no todos disfrutan de este nuevo clima. La alergia primaveral es un fenómeno químico inmunológico, es decir, en el que intervienen anticuerpos y especialmente la llamada Inmunoglobulina.

Los síntomas principales de las alergias primaverales son: conjuntivitis, estornudos, congestión nasal, lagrimeo, picor en los ojos, urticaria, aparición de ronchas y enrojecimiento de la piel, asma bronquial y tos.

Finalmente

Esperamos no haber roto demasiados corazones ilusionados con la llegada de la primavera a tierras aztecas. No se preocupen, ustedes igual carguen su cuarzo para todos lados, abran sus ojos en busca del amor verdadero y eterno y si es que no son alérgicos al polen, llenen su lugar de trabajo de lindas margaritas porque en una de esas ninguna desgracia cae sobre ustedes pues como bien lo dijo Tolstói “la primavera, hasta en la ciudad, siempre es primavera”.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.