Noticias

¿Por qué las mujeres ganan menos que los hombres?

      
Aunque año a año se consigue cerrar un poco más la brecha es mucho el trabajo que queda por hacer
Aunque año a año se consigue cerrar un poco más la brecha es mucho el trabajo que queda por hacer
  • La brecha salarial entre hombres y mujeres sigue siendo evidente aún en el siglo XXI.
  • A pesar del acceso de las mujeres a una mejor educación la diferencia de sueldos sigue siendo considerable.
  • En los últimos años esta brecha parece haber disminuido pero aún se necesitará tiempo para que desaparezca.

Es algo generalizado. Seguro que lo has visto, lo has oído o incluso lo has experimentado. Que las mujeres cobran menos que los hombres es un hecho. En muchas ocasiones incluso realizando el mismo trabajo. Pero... ¿Por qué?

¿Cuál es la motivación para que esto en pleno siglo XXI siga ocurriendo? Sí, sabemos que la mujer tardó en poder incorporarse al mundo laboral después de siglos relegada al papel del hogar. Pero a día de hoy la mayoría tienen las mismas oportunidades que los hombres para recibir una formación y acceder al mercado de trabajo. ¿Entonces dónde está el problema?

Precisamente la perspectiva histórica ofrece algunos datos que podrían explicar la desigualdad que persiste hoy en día. Podríamos remontarnos al tiempo en el que las sociedades estaban formadas por cazadores y recolectores, ya entonces la mujer se encargaba de la tribu y su organización mientras los hombres salían a cazar.

Con el paso de los siglos su papel siguió centrándose en el de soporte de la familia. Edad Media, Ilustración... Incluso con la llegada de la Revolución Industrial y la incorporación de la mujer a las fábricas siguieron siendo el pilar fundamental que sustentaba a la familia.

Accede a las últimas ofertas de empleo

Ingresa tu CV

¿Cómo es posible que aún habiéndose incorporado la mujer al mundo industrial siguieran realizando todo el trabajo dentro de las familias? ¿Y siglos más tarde? En el siglo XX la educación comenzó a ser algo más generalizado en las mujeres y aún así las pocas que se incorporaban al mundo laboral seguían desarrollando un doble trabajo, en su puesto y en casa. ¿Por qué? No todos los aspectos de la sociedad evolucionan al mismo tiempo, y pese a ese tipo de avances las mentalidades han sido muy cerradas hasta hace algunos años.

¿Y qué tiene que ver esto con la diferencia de sueldos? Pues porque su papel como sustento de la familia más allá de lo económico es lo que ha provocado que aún hoy en día las mujeres se decanten por trabajos que permitan una mayor flexibilidad horaria. Trabajos que les permitan conciliar de una u otra manera su vida laboral con la personal, terminando por aceptar sobre todo trabajos de media jornada.

Las responsabilidades familiares siguen cargándose en su mayoría sobre la mujer, por ese motivo tienden a aceptar trabajos de media jornada. Lo que ocurre con este tipo de trabajos es que aunque sean los mismos que realizan los hombres, con la misma cantidad de trabajo y mismas responsabilidades, reciben un menor salario al ser contratos reducidos.

¿Pero si este es uno de los principales motivos cómo se puede hacer más pequeña esta brecha? Hoy por hoy, al margen de las políticas de algunas empresas que siguen siendo discriminatorias para con la mujer, la única forma de cerrarla está en la sociedad. Hasta que no llegue el día en que realmente se asuma que las responsabilidades de la familia y la vida diaria deben recaer en ambos sexos por igual las mujeres seguirán viéndose obligadas a aceptar esta clase de trabajos.

La sociedad y el desarrollo de unas mejores políticas de conciliación por parte de las empresas son la mejor opción que existe para que un futuro podamos dar esta brecha por cerrada.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.