Noticias

Lo que no dices también importa en una entrevista de trabajo

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Universia
Prepararse para una entrevista de trabajo no implica únicamente haber estudiado sobre la empresa y saber qué preguntar o que contestar ante las preguntas del entrevistador. Otro de los factores clave a los que tenemos que prestar la misma atención es la comunicación o lenguaje no verbal, ya que este aspecto revela mucho más de lo que imaginamos sobre una persona.

¿BUSCAS EMPLEO? REGISTRA TU CV EN NUESTRO PORTAL

Más info


Para no contradecir tus palabras con lo que dices sin hablar, cuidar el lenguaje no verbal es fundamental. ¿Tienes una entrevista de trabajo? Revisa los principales tips sobre lenguaje no verbal que debes tener en cuenta para proyectar una imagen profesional y lograr una buena comunicación en todos los aspectos.



5 tips para una buena comunicación no verbal durante una entrevista de trabajo


1 – Saluda de forma amigable pero profesional

Al conocer al reclutador estrecha tu mano de manera un poco firme, evitando la llamada “mano de pescado” que sucede cuando tu mano se “escurre” al tocar la de la otra persona (esto delata incomodidad, rechazo o poco carácter).

Además, es importante mostrarse positivo y cercano, por lo que se recomienda sonreír (en la medida justa) al dar la mano.

Si bien mostrarse optimista y positivo es bueno, no deberías pasarte de efusivo con gestos como palmear la espalda del entrevistador o invadir su “espacio personal”, ese espacio virtual que rodea a cada persona y que no se debe traspasar para que los demás no se sientan invadidos.


2 – Mantén contacto visual


Mantener contacto visual te hará ver como una persona segura y de confianza.

Pero al igual que la risa, el contacto visual es positivo si lo haces con moderación. Es decir, esquivar la mirada del entrevistador no es una opción, pero si no le quitas los ojos de encima a la persona que te está entrevistando, más que parecer presente y entusiasmado con la situación podrías generar cierta confusión y temor en el otro.


3 – Cuida tu postura


La postura debe ser en cierta medida relajada y natural, pero como todo lo demás, en su justa medida.

Siéntate recto y cómodo, pero sin estar ni rígido como no estarías en ningún lugar ni situación normal ni desparramado sobre la silla como si estuvieras en el living de tu casa.


4 – ¿Qué hacer con las manos?


Las manos deben permanecer visibles; esto es: jamás debajo de la mesa ni en los bolsillos ni con los puños cerrados.

Por un lado, las manos escondidas o en los bolsillos indican falta de voluntad y desinterés y generan desconfianza; mientras que el puño cerrado se asocia con un gesto violento.

Mantén las manos visibles y abiertas, y en cuanto a los brazos, no los cruces sobre el pecho (esto en la comunicación no verbal es como generar una barrera o resistencia) ni los pongas “en jarro” sobre la cintura, ya que también demuestra arrogancia y desinterés en la situación.


5 – Controla tus movimientos o parecer distraído


Moverte todo el tiempo o mover un pie con insistencia o morder un lápiz son actitudes que delatarán sobremanera tus nervios.

Y si bien es normal que estés nervioso y que se te note un poco, debes controlarte para no dejar al descubierto toda tu inseguridad con la situación.

También debes controlar los gestos que te hagan parecer distraído o apurado. Esto va desde estar “ido” como pensando en otra cosa a mirar la hora o el teléfono. Si te ven con esta actitud será difícil que te llamen para una segunda instancia, aun cuando tu currículum sea perfecto.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.