Noticias

Los 7 pecados capitales en la oficina de trabajo

      
Fuente: Shutterstock

En todas las empresas hay reglas que ayudan a organizar mejor las tareas y a los profesionales para poder sacar el trabajo adelante, pero además hay ciertas normas implícitas de comportamiento para no causar problemas y mantener el buen ambiente laboral. Aquellos profesionales que son recurrentes en algunos errores y faltas pueden estar cometiendo alguno de los pecados capitales típicos de la oficina de trabajo.

¿Buscas trabajo? Registra tu CV en Universia

Más info


Además de que se supone que debemos llegar en hora a nuestro trabajo, respetar a nuestros colegas y jefes y dar lo mejor como profesionales, hay ciertas cosas que debemos evitar para no entorpecer el relacionamiento laboral.

Por más tentador que parezca, hay ciertos vicios en los que no podemos caer en las oficinas de trabajo. Estos vicios o malas costumbres pueden compararse con los pecados capitales mencionados en las primeras enseñanzas del cristianismo, que describen algunos comportamientos negativos de los hombres, para que estos puedan identificarlos, evitarlos y educarse para su desarrollo personal.

7 pecados capitales en la oficina de trabajo

1- Lujuria: acosar a un colega o ser acosado por alguien es una clara muestra de lujuria que debe evitarse y denunciarse en un espacio profesional como la oficina.

2- Pereza: es uno de los pecados más comunes en las oficinas de trabajo. Son muchos los que aparentan trabajar cuando en realidad navegan en redes sociales o simplemente pierden el tiempo en Internet, sin ser conscientes de que perjudican al resto del equipo.

3- Gula: la gula puede demostrarse de dos maneras en la oficina y en cualquiera de las dos es totalmente desagradable: la primera se puede ver en aquellos compañeros que no paran de comer en sus escritorios y la segunda es aquella denotada por los workalcoholics, hambrientos de trabajo y crecimiento.

4- Ira: todos tenemos nuestros días malos, pero no por eso podemos estallar de ira y gritar a nuestros compañeros o peor aún, a nuestros jefes. La ira es otro de los pecados capitales en la oficina y es desgraciadamente, muy común en estos ámbitos.

5- Envidia: es lo que sienten muchos profesionales cuando a un colega le dan un ascenso o cambia de empleo. La envidia no solo es mala para el que la siente, ya que no le permite enfocarse en sus metas, sino que además genera mala vibras en toda la oficina.

6- Avaricia: es lo que muchos jefes y líderes de equipo sienten cuando obtienen un logro y no quieren compartirlo o incluso cuando son premiados y no son capaces de compartir con los demás su premio.

7- Soberbia: es muy común en aquellos colegas que han obtenido cierto cargo y pasan a sentirse poderosos. Su soberbia solo evidencia su falta de seguridad y su miedo a no ser nadie.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.