Noticias

Recomendar a un amigo para un trabajo, ¿sí o no?

      
Fuente: Universia
Si un amigo te pide que lo recomiendes en la empresa en la que trabajas puedes sentirte en un gran dilema. Por un lado, si se trata de un amigo íntimo, querrás ayudarlo a progresar o a encontrar un trabajo si no lo tiene; pero por otro lado, en el mundo laboral tienes que tener cuidado ya que al recomendar a alguien juegas tu credibilidad si la persona en cuestión no responde de manera óptima. ¿Qué debes tener en cuenta antes de recomendar a un amigo para un trabajo? Checa algunos tips a continuación.

¿Buscas trabajo? Ingresa tu CV en nuestro Portal de Empleo

Más info


4 factores a tener en cuenta antes de recomendar a un amigo para un trabajo

1 – ¿Cuán responsable es?

Una característica fundamental que debe tener una persona para que la recomiendes para un trabajo es la responsabilidad.

Si sabes que se trata de alguien a quien le cuesta ser puntual y se comportará en el trabajo de la misma manera que en el ambiente de amistad, deberás pensarlo dos veces ya que corres el riesgo de que exponga tus asuntos personales en un ámbito laboral y esto podría manchar tu imagen profesional.


2 – ¿Está capacitado para el puesto?


Otra de las cuestiones a tener en cuenta es si la persona está capacitada y cumple los requisitos para un puesto en la empresa. Puedes tener la mejor intención del mundo, pero si sabes que a tu amigo aún le faltan habilidades y aptitudes para cumplir con una tarea puede ser complicado recomendarlo, que lo tomen y después él no sepa cómo desenvolverse.


3 – ¿La visión de la empresa y la de tu amigo se corresponden?

Piensa en la visión de la empresa y la manera de pensar de tu amigo, ¿encajan o son irreconciliables? Es importante que la persona que pretende ser recomendada se adapte a la visión y misión de la empresa, ya que cuando una persona trabaja para una compañía que contradice totalmente su forma de pensar los conflictos no tardan en llegar.


4 – ¿Qué conoces acerca de la vida laboral de tu amigo?


¿La persona que te pide que lo recomiendes ha tenido trabajos sostenidos en el tiempo o “salta” de empleo en empleo cada pocos meses? ¿Cómo son sus relaciones laborales? ¿Por qué dejó su último empleo o por qué quiere cambiar? Este tipo de preguntas tienes que poder contestártelas a ti mismo antes de pensar en recomendar a alguien.

Asimismo, piensa en qué tanto lo conoces como persona. El recomendar a alguien para un trabajo debe ser un acto de responsabilidad ya que en eso puedes jugarte tu propio pellejo y reputación.




Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Redactora fanática de la comunicación, la música, la radio y desde un tiempo a esta parte, también de las series

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.