Wednesday :: 03 / 09 / 2014

AdemásBLOGS | CURSOS | ENCUESTAS | FOROSMAPA DEL SITIO

Noticia : Entrevista con la rectora de la UCSJ

Los rectores hablan: Carmen Beatriz López-Portillo Romano, rectora de la UCSJ (segunda parte)

La rectora del Claustro de Sor Juana lamenta que aún se piense que quien estudia arte o filosofía “se va a morir de hambre”


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Para Beatriz López-Portillo, en una mejor preparación de los jóvenes por las universidades se debe buscar crearles una conciencia clara de su entorno

Para Beatriz López-Portillo, en una mejor preparación de los jóvenes por las universidades se debe buscar crearles una conciencia clara de su entorno

México requiere una nueva movilidad social que forme nuevos cuadros para resolver la problemática actual y retos del futuro
Para lograr esta movilidad social es construir un sistema educativo que deje una huella desde la niñez y perdure como un sistema de búsqueda de conocimientos y desarrollo

México requiere una nueva movilidad social que forme nuevos cuadros para resolver la problemática actual y retos del futuro. Ésta, sólo puede darse con la educación y la cultura y es ahí donde las universidades públicas y privadas son el factor fundamental, asegura la rectora del Claustro de Sor Juana, Carmen Beatriz López-Portillo Romano.

En la segunda parte de la entrevista, la también historiadora abarca dos temas: el derecho a la educación y la cultura como una industria que no sólo genera riqueza, sino que sensibiliza a las personas y les ofrece mayor calidad de vida.

“Si logramos poner en marcha esta nueva movilidad social, también lograríamos establecer el diálogo y la generación de ideas y planes que puedan llevar al país a mejores condiciones sociales, políticas y económicas, agrega.

Educación. Una nación, señala, que no puede ofrecer educación, empleo, vivienda y salud, se traduce en un país con enorme desigualdad, caldo de cultivo para la violencia.

Por esto, explica, debemos recordar cómo la UNAM generó que mucha gente pudiera movilizarse en décadas pasadas.“Por sus aulas transitaron estudiantes y profesores de diversas condiciones sociales, ideologías, pero que al final pudieron llegar a sitios que les dieron la oportunidad de cambiar su entorno”.

Hoy, asegura, si las universidades públicas y privadas pudieran incorporar este abanico, las posibilidades de desarrollo se incrementarían exponencialmente.

Sin embargo, explica, el problema está en que somos un “monstruo” de país, con 105 millones de habitantes y aun con los esfuerzos para abatir el analfabetismo, todavía millones de mexicanos no saben leer ni escribir.

Esto, indica, reduce los candidatos al ingreso a la universidad. “En estos tiempos, sólo uno de cada cinco alumnos puede llegar a la universidad, y el 30 por ciento de los mexicanos ni siquiera se asomó a la secundaria”.

“Los números sobre el acceso a la educación y, sobre todo, al nivel superior en el país siguen siendo dramáticos”
, añade.

En este punto Carmen Beatriz reflexiona y señala que otro de los camino para lograr esta movilidad social es construir un sistema educativo que deje una huella desde la niñez y perdure como un sistema de búsqueda de conocimientos y desarrollo.

La rectora lo define así: es tener un nuevo referente cultural que sea la semilla desde el nivel preescolar, la primaria, secundaria y que abarque a las familias.

Pero la docencia también debe estar involucrada, asegura Carmen Beatriz, y “ahora los maestros deben ser sensibles para generar esta estructura educativa y la deben acompañar con el desarrollo de valores humanos".

En suma, dice que esta nueva movilidad social debe estar en la educación, “porque sin esto no hay trabajo. Sólo basta ver las estadísticas del 2006 al 2008 y nos daremos cuenta que el desempleo creció del 13 al 18 por ciento”.

Cultura. Uno de los problemas que han frenado al país en los últimos años, señala la rectora del Claustro de Sor Juana, es que “despreciamos el arte, porque creemos que ir a Bellas Artes es sólo escuchar o mirar una serie de personajes que muestran sus intensidades”.

Por un lado, explica, las empresas culturales tienen en el mundo una aportación importante en la generación de riqueza, su actividad se nota en el PIB de los países desarrollados, pero en nuestro país aún no tenemos esa tendencia.

Uno de los puntos, añade Carmen Beatriz, es que aún seguimos pensando que el joven que va a estudiar arte, música o filosofía “se va morir de hambre”.

Eso es una falacia, dice la rectora, “porque es justamente los saberes los que están generado la riqueza o cambiando al mundo”. Vamos a poner un ejemplo de esto, dice, y recuerda al ex alcalde de Bogotá, Colombia, Antanas Mockus.

“Él es un filósofo de formación y con su política de respeto y cordialidad en la ciudad colombiana no sólo logró cambiar las actitudes de sus gobernados, tener una ciudad más tranquila, sino que la impulsó económicamente”.

Lo que se tiene por delante es recuperar la poesía, la filosofía, la historia, las artes y a nuestros grandes personajes como Octavio Paz, Sor Juana, Rulfo, Arreola, y fomentar este gusto por la cultura.

Para tener una sociedad más instruida, con gusto por la cultura, será la base para generar más riqueza y mejores ciudadanos. “Esto nos dará una comunidad que permite la crítica, evita el desprecio de quienes no piensan igual, que no discrimina por filiaciones religiosas o sexuales”, agrega Carmen Beatriz.

Porque la cultura, indica, es la plataforma sobre la que actuamos y que nos conduce. “Un marco referencial de lo que somos y de lo que seremos en el futuro”.

Jóvenes. Carmen Beatriz asegura que no se le puede arrebatar a las nuevas generaciones el derecho a la educación y la cultura. “Por un lado ya viven una enorme inquietud y desasosiego por el mundo que les toca vivir quienes cursan estudios profesionales, no saben si van a poder insertarse a la planta productiva”.

Para logar una mejor preparación de los jóvenes, tanto en su área profesional como humanista, las universidades deben buscar crearles una conciencia clara de su entorno.

Sólo así, con educación y arte, podrán seguir teniendo esa capacidad de asombro ante los hechos violentos y que no sean una cosa normal para ellos, pero también sobre la belleza de su entorno.

Porque “sólo a través de la educación y de la generación de conciencia seremos capaces de salir de la problemática que vivimos actualmente”.


Fuente: Con información de La Crónica de Hoy





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad