Noticias

Seis de cada diez jóvenes mexicanos no comprenden lo que leen

      
Fuente: Shutterstock

La falta de hábitos de lectura que tiene la población mexicana es tema de preocupación desde hace varios años, pero tras presentarse los resultados de la prueba Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) se conoció una realidad aún más alarmante: seis de cada diez jóvenes de bachillerato no comprenden lo que leen.

 

Lee también
» Preocupa la falta de hábitos de lectura de los mexicanos
» Aprender matemáticas en la niñez ayuda a resolver problemas en la vida adulta
» Estudiantes mexicanos carecen de habilidades financieras 

 

 

Pero el asunto no queda ahí, si se comparan los nuevos resultados con los obtenidos durante el pasado año, nos enfrentamos a que las habilidades tanto de lectura como de comunicación de los estudiantes mexicanos descendieron en un 5.4%.

 

De todos modos la lectura no es la única dificultad que enfrentan estos jóvenes, quienes también se ven limitados al momento de realizar operaciones matemáticas básicas. De 1.028.956 alumnos de tercer año de bachillerato evaluados, el 60.7% obtuvo nivel insuficiente y elemental en matemáticas.

 

¿Quiénes son los culpables?

 

Los problemas en materia de educación que enfrenta México no tienen un único culpable, sino que se deben a varios factores: docentes que no disponen de la capacitación necesaria, modelos educativos que no se adecuan a las necesidades de cada comunidad, falta de criterios adecuados para medir la capacidad de los alumnos, entre otros.

 

Pese a que muchas autoridades educativas reclaman un aumento de la inversión para esta área, una respuesta económica no es suficiente para palear esta realidad, la clave está en generar cambios en los esquemas educativos de México.

 

Reglas para comprender lo que se lee

 

El docente, pedagogo e investigador argentino Mariano Narodowski reveló recientemente cuatro reglas para que los estudiantes sean capaces de comprender lo que leen. Conócelas a continuación.

 

>> Tener material qué leer

Para Narodowski es necesario que el Estado entregue a los estudiantes una serie de libros que se deben leer en cada año académico. Estas obras, que deberán entregarse de manera gratuita, le permitirán a cada alumno armar una biblioteca básica en su hogar.

 

>> Establecer metas de comprensión lectora

Se deben fijar metas en materia de comprensión lectora que el estudiante deberá alcanzar si desea ser promovido al siguiente nivel. Para que estas realmente funcionen es necesario realizar una evaluación de las capacidades a comienzos de cada ciclo académico para diseñar estrategias que permitan mejorar esta realidad.

 

>> Seguimiento especial para alumnos con dificultades

Aquellos alumnos que no logren cumplir con las metas prefijadas deberán repetir el año académico pero con un seguimiento pedagógico especial. A partir de este monitoreo se buscará que todos los estudiantes alcancen el nivel de lectura deseado.

 

>> Fomentar los hábitos de lectura

También es de suma importancia que exista publicidad que fomente la lectura, así como las experiencias innovadoras de escuelas, educadores o alumnos. Además, en la medida de lo posible, los espacios públicos deben incorporar bibliotecas móviles que ofrezcan un libro a todo aquel con tiempo de espera.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.