Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

 
En lo que respecta a los productos cíclicos que ofrecen un mejor ingreso a las UER, se destacan los siguientes: maíz (58.2%), frijol (14.5%) y sorgo (10%). Foto: Flickr por Organicosdopivas
El 2014 será el Año Internacional de la Agricultura Familiar, así lo determinó la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO). El objetivo central de esta determinación es sensibilizar a todos los actores de la sociedad acerca de la importancia y la contribución que la agricultura familiar aporta a la seguridad alimentaria, expresó el oficial principal de políticas de la FAO, Salomón Salcedo.
 
 
Lee también:
 
 
 
 

Salcedo explicó que el 80% de las explotaciones agrícolas de América Latina forman parte de la agricultura familiar, e incluso genera el 70% del empleo agrícola de la región. También aseguró que durante los últimos años muchos países de la región han experimentado una reducción del gasto público en la agricultura.

¿Cuál es la realidad de la agricultura familiar en México?

La agricultura familiar desempeña un rol fundamental al momento de asegurar la alimentación de toda la población mexicana. Definir la agricultura familiar en un país con condiciones tan heterogéneas como es el caso de México, requiere de numerosos elementos. No obstante un estudio realizado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y la FAO, establece que en el país coexisten tres alternativas:

-    Agricultura familiar de subsistencia. Este sistema está orientado únicamente al autoconsumo, debido a que no se cuenta con los recursos productivos suficientes.

-    Agricultura familiar de transición. Dirigida tanto al autoconsumo como a la venta de producción. Sin embargo, no disponen de los recursos de producción necesarios por lo que deben recurrir a otras fuentes de ingresos.

-    Agricultura familiar consolidada. Ocurre cuando se da tanto la producción como la venta en mercados locales de manera sostenible.

En el estudio que tenía como principal objetivo identificar a los sectores de agricultura familiar con potencial productivo empresarial, estimó que el 39.6% de las Unidades Económicas Rurales (UER) que existen en el país disponen de dicho potencial. Éstas UER se concentran principalmente en los estados de Coahuila, Guerrero, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Veracruz y Estado de México.

A su vez, del total de estas UER un 17.4% es considerado como agricultura familiar de subsistencia; un 56.8% forma parte de la categoría de transición; mientras que el 25.8% restante se encuentra dentro de la agricultura familiar consolidada. En lo que respecta a los  productos cíclicos que ofrecen un mejor ingreso a las UER, se destacan los siguientes: maíz (58.2%), frijol (14.5%) y sorgo (10%).  



Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más