Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

 
El descubrimiento subraya el potencial de cura de la Terapia Antirretroviral temprana. Foto: Flickr. Autor: angelrravelor
La niña, nacida en Mississippi pero de quien no se dieron a conocer más datos, nació con VIH. Su madre no sabía que era portadora del virusy no recibió tratamiento para evitar el contagio a su hija. Por tanto, al nacer se le suministraron fármacos antirretrovirales para intentar controlar la transmisión.

Según el portal CNN México, la pediatra especialista en VIH del Centro Médico de la Universidad de Mississippi, Hannah Gay, declaró que comenzó la terapia tan pronto como fue posible, alrededor de 30 horas luego del nacimiento de la niña y, como se trataba de una exposición de alto riesgo, decidió usar tres fármacos en vez de uno.

Unos días después, comprobó que, efectivamente, la bebé portaba el virus por lo que mantuvo a la niña bajo tratamiento con medicamentos antirretrovirales durante casi 15 meses hasta que su madre dejó de  darle los fármacos.

Pese a la interrupción del tratamiento durante casi diez meses, que posteriormente fue reanudado, los resultados demostraron que ya no se registraba el virus en la sangre de la niña.

Hoy, a sus dos años, se puede declarar que está “funcionalmente curada”. Una “cura funcional” se da cuando el virus está presente en cantidades tan pequeñas que no es necesario llevar un tratamiento de por vida y las pruebas clínicas estándar no pueden detectar su presencia en la sangre.

Antecedentes similares

Antes de este proceso, el único caso documentado de cura del VIH era el de Timothy Brown quien, en 2007, cuando luchaba contra la leucemia y el VIH, se sometió a un trasplante de médula que no sólo lo curó del cáncer sino también del VIH. Éste fue un caso inusual, ya que la médula ósea que recibió tenía una mutación genética especial que hizo que las células madre que contenía fueran naturalmente resistentes al virus.

Una luz en el futuro

El caso de la niña de Mississippi podría cambiar las prácticas actuales porque subraya el potencial de cura de la Terapia Antirretroviral (ART) si la aplicación es temprana. La ART es una combinación de al menos tres fármacos que se usan para suprimir el virus y detener el desarrollo de la enfermedad pero que, sin embargo, no matan al virus.
 
Según una viróloga participante del estudio del caso de la niña, la terapia antiviral temprana en recién nacidos que empieza a los pocos días de la exposición, podría ayudar a que los bebés eliminen el virus y, a largo plazo, no requieran un tratamiento de por vida.


Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más