Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

 
Los mexicanos manejan otros opciones antes de emprender hacia Estados Unidos. Foto: sxc.hu
Por primera vez en cuatro décadas, la marea migratoria acusó un notorio descenso que podría comenzar a mostrar una nueva tendencia, según un estudio del Pew Hispanic Center. En concreto, el flujo neto de migrantes entre México y Estados Unidos se ha reducido a cero por primera vez en ese tiempo. El cambio de tendencia supone el estancamiento de la oleada migratoria más importante en la historia estadounidense.

Este retroceso de la marea migratoria está relacionada con una alicaída economía estadounidense, con un aumento récord de las deportaciones, con los crecientes peligros en las rutas migratorias, con el aumento de la seguridad fronteriza y con el declive en la tasa de natalidad mexicana.

“No sabemos ni cuándo ni si la corriente migratoria volverá a sus antiguos niveles”, dijo Paul Taylor, director del Pew Hispanic Center. “Lo que sí es seguro es que se trata de algo más que una pausa temporal, añadió. El Pew es un grupo privado de Washington que estudia los movimientos migratorios.

El estudio señala que durante el quinquenio 2005-2010, un total de 1,4 millones de mexicanos emigraron a Estados Unidos, mientras que una cantidad igual retornaron a México. En tanto, de 2000 a 2005, esta cifra de emigrantes fue de tres millones.

“Durante varios años ha sido evidente que el flujo migratorio de México a Estados Unidos ha disminuido desde 2006, pero hasta hace poco habían escasas pruebas de que el flujo de regreso a México haya aumentado”, aseguraron los responsables del reporte, Jeffrey Passel, D´Vera Cohn y Ana Gonzalez-Barrera.

“El vacío lo llenaron estadísticas nuevas del censo mexicano de 2010, según las cuales la cantidad de inmigrantes mexicanos que regresaron durante los cinco años previos al censo de 2010 duplicó a los que volvieron durante los cinco años anteriores, subrayaron.

Las últimas cuatro décadas han conseguido que casi uno de cada tres inmigrantes que viven en Estados Unidos –con una población de 40 millones de personas nacidas en otro país- provenga de México. El siguiente país de origen con mayor aportación de emigrantes es China, con un 5%.

El estudio señala que pese a la interrupción en el flujo migratorio de México la población estadounidense-mexicana continúa creciendo y alcanzó 33 millones en 2010, debido principalmente a que los nacimientos superaron a la inmigración durante el período 2000-2010.

Estados Unidos cuenta en su territorio con 12 millones de inmigrantes procedentes de México, cifra superior a los inmigrantes extranjeros radicados en cualquier otro país. Sin embargo, de los 7 millones de inmigrantes mexicanos indocumentados que había en 2007, se ha pasado a 6,1 millones; es decir, un declive de casi un millón de personas.

A pesar de que México ha protagonizado la mayor oleada migratoria hacia Estados Unidos en toda su historia en números absolutos, los investigadores de Pew reconocen que, en términos relativos, Alemania e Irlanda habrían contribuido con una proporción igual o mayor de inmigrantes a finales del siglo XIX.


Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más