Noticias

Nacimiento de Thomas Jefferson

      
Thomas Jefferson, fue el tercer presidente de los Estados Unidos de América. Fuente: flickr. Autor: cliff1066.
Thomas Jefferson, fue el tercer presidente de los Estados Unidos de América. Fuente: flickr. Autor: cliff1066.

Su eminencia viene dada porque fue el principal autor de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de 1776. Jefferson fue uno de los Padres Fundadores más influyentes, conocido por su promoción de los ideales del republicanismo en los Estados Unidos. Visionó a Estados Unidos de América como la fuerza detrás de un gran «imperio de la libertad» que promoviera la democracia y la lucha contra el imperialismo británico.

Los principales acontecimientos que tuvieron lugar durante su presidencia incluyen la Compra de la Luisiana (1803) y la Expedición de Lewis y Clark (1804–1806), así como la escalada de tensiones con Gran Bretaña y Francia, que condujeron a la guerra con Gran Bretaña en 1812, después de dejar el cargo.

Como filósofo político, Jefferson era un hombre de la Ilustración y conocía a muchos líderes intelectuales en Gran Bretaña y Francia. Idealizaba al pequeño agricultor propietario independiente como ejemplo de virtudes republicanas, desconfiaba de las ciudades y los financieros, favoreció los derechos de los estados y un gobierno federal estrictamente limitado. Jefferson apoyó la separación de Iglesia y Estado y fue el autor del Estatuto para la Libertad Religiosa de Virginia (1779, 1786). Fue el epónimo de la democracia jeffersoniana y líder y cofundador junto a James Madison del Partido Demócrata-Republicano, que dominó la política estadounidense durante 25 años. Jefferson fue el gobernador de Virginia durante la Guerra de Independencia (1779–1781), el primer Secretario de Estado (1789–1793) y segundo Vicepresidente de los Estados Unidos (1797–1801).

Un erudito y polímata, Jefferson se consagrará como, entre otras cosas, un horticultor, líder político, arquitecto, arqueólogo, paleontólogo, músico, inventor y fundador de la Universidad de Virginia, declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1987. Cuando el presidente John F. Kennedy dio la bienvenida a los 49º ganadores del Premio Nobel a la Casa Blanca en 1962 dijo, «Creo que esta es la colección más extraordinaria de talento y del saber humano que jamás se haya reunido en la Casa Blanca — con la posible excepción de cuando Thomas Jefferson cenaba solo». Hasta la fecha, Jefferson es el único presidente que ha servido dos mandatos y no ha vetado ni una sola resolución del Congreso. Murió el 4 de julio de 1826, coincidiendo con el 50º Aniversario de la Declaración de Independencia y unas horas antes que su predecesor, rival electoral y amigo John Adams.

Jefferson ha sido constantemente calificado por los expertos como uno de los más grandes Presidentes de Estados Unidos.

En 1768 Thomas Jefferson comenzó la construcción de Monticello, una mansión neoclásica. Desde su infancia, Jefferson siempre había querido construir una casa hermosa en la cima de una montaña a la vista de Shadwell. Jefferson se endeudó enormemente en Monticello, gastando generosamente con el fin de crear un ambiente neoclásico basado en su estudio del arquitecto Andrea Palladio.

Monticello fue también la plantación de esclavos de Thomas Jefferson. A lo largo de un periodo duradero de setenta años, Thomas Jefferson tuvo la propiedad de más de 600 esclavos. Muchos de los esclavos en la plantación de Monticello se casaron entre sí y tuvieron niños. Jefferson sólo pagó a algunos de sus esclavos de confianza en puestos importantes o por realizar tareas difíciles como la limpieza de chimeneas y baños. Registros fragmentarios indican una vida espiritual rica en los barracones de los esclavos de Monticello, que incorporaron tanto las tradiciones cristianas como las africanas. Aunque no hay constancia de que Jefferson encargara a esclavos el aprendizaje de gramática, varios hombres esclavizados en Monticello sabían leer y escribir.

Tercer presidente de los Estados Unidos de América
, nació en Shadwell, Virginia, en el año 1743. Thomas Jefferson pertenecía a la aristocracia de grandes hacendados del Sur, posición que había completado haciéndose abogado. Sus inquietudes intelectuales le acercaron a la filosofía de las Luces y a las ideas liberales, haciéndole abandonar la religión.

Empezó a participar en la política de Virginia desde 1769, defendiendo la tolerancia religiosa y una enseñanza pública igualitaria. Cuando se agravó el conflicto entre Gran Bretaña y sus trece colonias norteamericanas, Jefferson defendió los derechos de éstas, publicando un ensayo de corte radical (Breve análisis de los derechos de la América británica, 1774).

Durante la siguiente Guerra de Independencia, Thomas Jefferson fue elegido delegado de Virginia en la Convención continental de Filadelfia (1775), donde se distinguió como orador y como autor de declaraciones políticas. Redactó el borrador de la Declaración de Independencia (1776), donde plasmó las ideas de Locke; justificó la rebelión por las transgresiones del rey Jorge III contra los derechos reconocidos a los ciudadanos por la constitución no escrita de Gran Bretaña; su defensa de la democracia, de la igualdad, del derecho de los pueblos a disponer de ellos mismos y del derecho natural de los hombres «a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad» han marcado la historia posterior de los Estados Unidos.

Otro documento fundamental del que fue inspirador fue la Ordenanza del Noroeste (1787): en ella se regulaba la forma de expansión de las trece colonias originarias hacia los amplios territorios por colonizar en el Oeste, estableciendo en ellos gobernadores nombrados por el Congreso hasta que alcanzaran entidad demográfica suficiente para ser admitidos como Estados de la Unión.

Thomas Jefferson fue gobernador de Virginia en 1779-81. Luego fue miembro del Congreso, defendiendo sin éxito la abolición de la esclavitud. Como embajador de Estados Unidos en París (1785-89) aprovechó su experiencia para asesorar al primer gobierno surgido de la Revolución francesa (1789). Más tarde fue nombrado por Washington primer secretario de Estado (ministro de Asuntos Exteriores) de Estados Unidos (1790-93).

Desde esa época se enfrentó al secretario del Tesoro, Hamilton, perfilando el primer sistema bipartidista americano: Hamilton, líder de los «federalistas centralistas» o simplemente «federalistas» (antecedente ideológico del Partido Republicano), proponía reforzar el poder del gobierno federal al servicio de la expansión de la Unión y de la hegemonía de los capitalistas del Norte; Jefferson, dirigente de los «federalistas republicanos» o simplemente «republicanos» (precursores del Partido Demócrata), defendía la autonomía de los Estados, especialmente para proteger los intereses del Sur, y un modelo democrático de pequeños propietarios independientes.

En 1796, Thomas Jefferson perdió las elecciones presidenciales frente al federalista John Adams, por lo que, en virtud de una disposición constitucional luego derogada, se convirtió en vicepresidente como segundo candidato más votado (1797-1801). Finalmente, ganó las elecciones en 1800 y 1804, por lo que fue presidente entre 1801 y 1809.

Lo más relevante de sus dos mandatos fue la consolidación de un reparto de funciones entre los poderes constitucionales, según el cual el gobierno federal se encargaría de la defensa y la política exterior, dejando a los Estados una amplia autonomía política interior; con ello llevó a la práctica sus convicciones filosóficas sobre la necesidad de limitar al poder para salvaguardar la libertad.

Jefferson también favoreció la futura expansión de los Estados Unidos, al adquirir a Francia el extenso territorio de Luisiana (1803) y potenciar las exploraciones hacia el oeste de Lewis y Clark (1804-06). Siguiendo el ejemplo de Washington, no se presentó a una tercera reelección (en 1808 se impuso el también republicano Madison), se retiró a cultivar sus múltiples aficiones intelectuales (1809) y fundó la Universidad de Virginia (1819).

Después de dejar la Presidencia, Jefferson continuó activo en los asuntos públicos. Se mostró cada vez más preocupado por fundar una nueva institución educativa superior, una libre de influencias eclesiásticas donde los estudiantes pudieran especializarse en muchas nuevas áreas que no se ofrecieran en otras universidades. Jefferson creía que la educación de la gente era una buena manera de establecer una sociedad organizada y creía que la escuela debía ser pagada en común, para que la gente menos rica pudiera obtener la condición de estudiante. En una carta dirigida a Joseph Priestley, en enero de 1800, indicó que había estado planeando crear una Universidad durante décadas antes de su fundación real.

Su sueño se hizo realidad en 1819 con la fundación de la Universidad de Virginia. Tras su inauguración en 1825, fue la primera universidad en ofrecer un programa completo de cursos electivos para sus estudiantes. Uno de los mayores proyectos de construcción de ese tiempo en la América del Norte, se destaca por tener su epicentro en una biblioteca en lugar de una iglesia. La capilla de la universidad no se incluyó en sus planes originales. Hasta su muerte, Jefferson invitaba a los estudiantes y profesores de la escuela a su casa.

La Universidad fue concebida como la piedra angular del sistema educativo de Virginia. En su visión, cualquier ciudadano del Estado podía asistir a la escuela con el único criterio de su capacidad.

Jefferson murió el 4 de julio de 1826, el quincuagésimo aniversario de la aprobación de la Declaración de la Independencia. Murió unas horas antes que John Adams, su compatriota en la búsqueda de la independencia, a continuación gran rival político y más tarde amigo y corresponsal. Se rumorea que Adams hizo referencia a Jefferson en sus últimas palabras, sin darse cuenta de su fallecimiento. Se considera generalmente que Jefferson murió a causa de una serie de condiciones propias de su vejez: las toxinas en su sangre, la uremia con nefropatía, diarrea severa y neumonía. Problemas para orinar por una infección del tracto urinario y un síntoma de la enfermedad renal, han hecho que algunos consideren que Jefferson murió de un cáncer de próstata sin diagnosticar.

Aunque nació en una de las familias más ricas de América del Norte, Thomas Jefferson estaba profundamente endeudado cuando murió. Los problemas de Jefferson comenzaron cuando su suegro falleció y él y sus cuñados rápidamente dividieron la finca antes de que se resolviera la deuda. Se hizo cada uno de ellos responsable de la cantidad total debida, que resultó ser más de lo que esperaban.

Jefferson vendió tierras antes de la Revolución Americana para pagar sus deudas, pero para el momento en que recibió el pago, el papel moneda no tenía valor en medio de la subida de la inflación de los años de guerra. El general Cornwallis había devastado las plantaciones de Jefferson durante la guerra y los acreedores británicos reanudaron sus esfuerzos de recaudación cuando terminó el conflicto. Jefferson sufrió otro revés financiero cuando avaló a un pariente que no cumplió con sus deudas en el pánico financiero de 1819. Sólo la estatura pública de Jefferson impidió apoderarse a los acreedores de Monticello. Después de su muerte, sus bienes fueron vendidos en una subasta. En 1831, 552 acres (223 hectáreas) de Jefferson fueron vendidas a James T. Barclay por 7.000 dólares, equivalente a 143 mil dólares en la actualidad.

Thomas Jefferson está enterrado en su finca de Monticello, en Charlottesville, Virginia. En su testamento, dejó Monticello a los Estados Unidos para ser utilizado como una escuela para huérfanos de los oficiales de la marina. Su epitafio, fue escrito por él mismo, insistiendo en que se escribiera eso y «ni una palabra más», omitiendo su servicio como gobernador de Virginia, Vice-Presidente y Presidente.

Apariencia y temperamento

Jefferson era un hombre delgado, alto, de aproximadamente dos metros y complexión esbelta.

El «Sabio de Monticello» cultivó una imagen que le valió el apodo de «hombre del pueblo». Afectado por un aire popular, saludaba a los huéspedes de la Casa Blanca en traje de andar por casa, con bata y zapatillas. Dolley Madison, esposa de James Madison (secretario de Estado de Jefferson), y las hijas de Jefferson relajaban el protocolo de la Casa Blanca y transformaban las cenas formales de Estado en los eventos sociales más informales y divertidos. A pesar de ser un defensor importante de la libertad de prensa, Jefferson a veces discutió con periódicos partidistas.

Los escritos de Jefferson demuestran un gran intelecto y tenía una gran afinidad con los idiomas. Él aprendió el gaélico escocés y tradujo Ossian, enviando a James Macpherson, su autor, uno de los originales.

Como Presidente, suspendió la práctica de dar el Discurso del Estado de la Unión en persona y enviaba el mensaje al Congreso por escrito (la práctica fue restablecida finalmente por Woodrow Wilson). Sólo dio dos discursos públicos durante su Presidencia. Jefferson tenía un ceceo y prefería escribir a hablar en público, en parte debido a ello. Quemó todas sus cartas entre él y su esposa antes de su muerte, creando el retrato de un hombre que a veces podía ser muy reservado. De hecho, prefería trabajar en la intimidad de su oficina y no ante la visión de los demás.

Filosofía y pensamiento

Jefferson fue líder en el desarrollo del republicanismo en los Estados Unidos. Insistió en que el sistema aristocrático británico era inherentemente corrupto y que la devoción de los estadounidenses a la virtud cívica necesitaba de la independencia. En la década de 1790 en repetidas ocasiones advirtió que Hamilton y Adams trataban de imponer un sistema monárquico como el británico, amenazando el republicanismo. Apoyó la guerra de 1812, con la esperanza de que ahuyentaría la amenaza británica militar e ideológica de Canadá.

La visión de Jefferson sobre la virtud de América se basaba en que esta era una nación agrícola de pequeños agricultores ocupándose de sus propios asuntos. Su agrarismo estaba en contraste con la visión de Alexander Hamilton, de una nación de comercio y manufactura, que Jefferson criticaba porque ofrecía demasiadas tentaciones a la corrupción. Su profunda convicción en la originalidad y el potencial de América lo convirtió en el padre del excepcionalismo estadounidense. En particular, se mostró confiado en que una escasa población podría evitar lo que él consideraba los horrores de la división de clases, la Europa industrializada.

Los principios políticos republicanos de Jefferson fueron fuertemente influenciados por el Country Party, un partido de la oposición británica del siglo XVIII. Pero quien puede considerarse su influencia natural es John Locke (especialmente en relación con el principio de los derechos inalienables). Los historiadores encuentran pocos rastros de cualquier influencia de su contemporáneo francés, Jean-Jacques Rousseau.

Thomas Jefferson consideraba que todos los hombres eran igualmente libres e independientes y tenían derecho a la vida, la libertad, a adquirir propiedades y a la búsqueda de la felicidad y la seguridad. Esto se desprende del primer artículo de la Declaración de Derechos de Virginia redactada por George Mason en 1776.

La base de la democracia jeffersoniana consiste en:

  •     Democracia participativa.
  •     Separación de poderes.
  •     Separación de la Iglesia y el Estado.
  •     Libertad de conciencia.
  •     El gobierno debe proteger la libertad de los individuos
  •     Libertad de expresión y de prensa


A Thomas Jefferson algunas veces también se lo identifica como un anarquista filosófico. Hay pensadores anarquistas quienes lo han considerado una persona próxima a esta idea política, como Benjamin Tucker, Enrique Flores Magón, Murray Rothbard. Otros, en cambio, prefieren valorar su contribución fundamental en la creación y consolidación del que hoy es el Estado más poderoso del planeta.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.