Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

 
La uva puede ser una fruta imprescindible si sufre de presión arterial alta. Foto: Banco de imágenes
Una investigación, divulgada durante una conferencia de cardiología en Chicago, indica que la ingesta de esa fruta tres veces por día puede hacer bajar claramente los guarismos en individuos pre-hipertensos, cuya presión arterial sistólica se sitúa entre 120 y 139 mm/Hg y diastólica entre 80  y 89 mmHg, milímetros de mercurio. La soja también podría ser un arma eficaz para prevenir la hipertensión.

“Las uvas están repletas de potasio, conocido por disminuir la presión arterial”, señaló  el principal autor del estudio, Harold Bays, director del Centro de  Investigación de Louiseville (Kentucky).

Este estudio es el primero controlado científicamente que demostraría los  efectos positivos de esa fruta sobre personas hipertensas –un factor importante de riesgo cardiovascular-.
 
La investigación estudió a 46 hombres y mujeres que consumieron uvas tres veces al día, comparándolo con el consumo de galletas y otras colaciones que no contenían nada de frutas o legumbres.

Para la soja, los investigadores han analizado las muestras de un estudio iniciado en 1985 para analizar el riesgo de enfermedades coronarias en los jóvenes adultos estadounidenses.

Esta investigación financiada por el Instituto Nacional de Salud (NIH, por su sigla en inglés) contó con 5.115 estadounidenses blancos y negros de entre 18 a 30 años que los examinó en diferentes intervalos.

El estudio presentado se concentró sobre los efectos de las isoflavonas, que la soja contiene en gran cantidad, para rebajar la presión arterial. Se trata de sustancias próximas a los estrógenos humanos, la hormona femenina y contribuye a la producción de óxido nítrico, conocido por dilatar los vasos sanguíneos y reducir la presión arterial.

Las personas con pre-hipertensión tienen una presión arterial sistólica situada entre 120 y 139 mm/Hg y diastólica entre 80 a 89 mm/Hg. Cerca de uno de cada tres estadounidenses adultos se ajusta a esta definición, según los Centros federales de control y de prevención de enfermedades (CDC).

En el grupo de estudio sobre las isoflavonas, los que consumieron más esta sustancia diariamente (más de 2,5 miligramos) tuvieron una presión arterial sistológica claramente más baja (-5,5 mm/Mg en promedio) que los individuos que absorbieron menos de 0,33mg.

Fue suficiente con tomar un vaso de leche de soja que contiene 22 mg de isoflavonas, precisó Safiya Richardson, la principal autora, quien termina su doctorado de medicina en la Universidad de Columbia (Nueva York).

Los resultados de estas investigaciones, financiada por una organización que  promueve el consumo de uvas y subvencionado por productores de la fruta, fueron  presentados ante la 61 conferencia anual del American College of Cardiology,  uno de los mayores foros mundiales de cardiología, reunido en Chicago (Illinois).


Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más