Friday :: 01 / 08 / 2014

AdemásBLOGS | CURSOS | ENCUESTAS | FOROSMAPA DEL SITIO

Noticia : Profesora sin fronteras

Matemática al alcance

Cristina González Bermúdez, profesora de Cálculo Integral y Diferencial del ITESO, tiene su canal en YouTube "Matemáticas al alcance", que cuenta con más de 3 mil suscriptores


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

imagen relacionada

Matematica al alcance. Foto: ITESO

Cuenta con más de 3,200 suscriptores, el cual tiene 69 videos que ya alcanzaron las casi 2.3 millones de reproducciones
La profesora, quien convencida de la utilidad del uso de las nuevas tecnologías en la educación también va construyendo poco a poco su página web dedicada a la enseñanza de las matemáticas

¿Cómo hacer que los conocimientos impartidos en una clase no se queden sólo entre las 25 o 30 personas sentadas frente al pizarrón, y que lleguen a donde se necesite o interese? Una especie de Médicos Sin Fronteras, pero de docentes: unos Maestros sin Fronteras.

Esto fue justamente lo que pensó Cristina González Bermúdez, profesora de “Cálculo integral y diferencial” del Departamento de Matemáticas y Física (DMAF) del ITESO, mientras leía una nota acerca de esa organización en la revista Reader´s Digest.

Su respuesta no la encontró reuniendo a un grupo de profesores para viajar a zona marginadas del mundo, como lo haría Médicos Sin Fronteras. Su respuesta estaba más a la mano: en YouTube.

Hoy, esta profesora, quien comenzó su carrera en las aulas como docente de inglés, tiene su propio canal titulado “Matemáticas al alcance”, que ya cuenta con más de 3,200 suscriptores, el cual tiene 69 videos que ya alcanzaron las casi 2.3 millones de reproducciones. Las matemáticas, esa disciplina tradicionalmente tan complicada para jóvenes y no tan jóvenes, se ha convertido, gracias a la iniciativa de González y a las de muchos otros profesores alrededor del mundo (ahí está el ejemplo de youtube), en un tema de sumo interés para millones de usuarios de YouTube.

> Vamos a repasar álgebra

El proyecto, explica, se materializó cuando dos circunstancias se conjugaron. Primero, que en 2007 se dejó de impartir el curso propedéutico dirigido a las ingenierías, así que ante las deficiencias con las que llegaban los alumnos desde la preparatoria, ella y una colega decidieron grabar un curso de repaso de álgebra. Sin embargo, recuerda, hubo muchas dificultades y el video terminó únicamente reproducido en un DVD. “Todo se quedó en saco roto”, lamenta.

En 2009 llegó la epidemia de Influenza AH1N1 y la suspensión de clases por un par de semanas. González sabía que tenía que hacer algo, puesto que no podía dejar el curso inconcluso y así retomó la idea de grabar la clase: se salió a la terraza de su casa, puso un pequeño pizarrón y la cámara de video en un tripié. “Le ponía ‘Rec’ y corría”, cuenta. Unos muñecos de peluche se convirtieron en sus alumnos.

Con ayuda de su hijo, quien le enseñó a editar, a cortar y a poner créditos,  los video quedaron listos, pero la pregunta surgió: ¿Ahora qué? En ese momento le recomendaron subirlos a YouTube.  

“Empecé a grabar más porque vi que no había material en español de este tipo de materias, todo lo bueno está en inglés. Entonces, sin saber si iba a servir o no empecé a subir más material, sobre todo de las clases más difíciles, las que daban más trabajo”.

Así comenzó un proyecto que ya cruzó fronteras: “Hoy me maravillo de que se pueda hacer todo esto. Lo que podía quedar en una clase con 25 personas, ahora se puede distribuir. Tengo comentarios de España, Chile, Colombia, Argentina. Por un lado digo: ‘Qué padre que existan estos recursos y que se puedan utilizar así’, pero por otro lado, aplicados a mi clase, me da tristeza porque lo disfruta más la gente de Sudamérica que los alumnos de aquí”.

¿Qué siente al ver que sus videos ya tienen más de 2 millones de reproducciones? “Es una satisfacción, pero a la vez es abrumador para mí. Al principio me ponía a contestar las dudas, pero contestar una duda matemática no es fácil, tengo que hacerlo en una hoja,  lo escaneo o lo tecleo para poder mandarle el archivo adjunto al muchacho a su correo personal. Y lo hacía, pero llegó un momento en que me abrumó”.

Para Cristina, quien estudió Ingeniería Electrónica y una maestría en Ciencias en la Enseñanza de las Matemáticas, ser profesora implica mostrar interés por sus alumnos, hacer las clases interesantes y presentar todos sus materiales de forma clara con el objetivo de que los jóvenes en realidad aprendan. Por ello, explica, a partir de este semestre aplicará una nueva estrategia denominada flip education, es decir, los alumnos deberán ver el video de los temas en casa y en clase se responderán los ejercicios.

La profesora, quien convencida de la utilidad del uso de las nuevas tecnologías en la educación también va construyendo poco a poco su página web dedicada a la enseñanza de las matemáticas, hace un llamado a sus colegas para que se reúnan este tipo de proyectos y se pueda conformar una red de Maestros Sin Fronteras.


Fuente: Con información del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad