Noticias

Una de cada 10 parejas padece celos patológicos

      
Una de cada 10 parejas padece celos patológicos. Foto: Banco de imágenes
Una de cada 10 parejas padece celos patológicos. Foto: Banco de imágenes
En México una de cada 10 parejas tiene celos patológicos, como se denomina a la enfermedad mentalen la que predomina el control hacia el otro al grado de revisar su cartera, celular, Facebook, realizar llamadas constantes, oler la ropa, y que convierte “en un infierno” la convivencia, debido a los arranques de ira constantes, explicó Francisco Javier Mesa, jefe de Consulta Externa del Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez.

“Una persona con celos excesivos se enoja demasiado, tiene arranques de ira, ataques de miedo y ansiedad extrema, esa mezcla de emociones puede llevar a la violencia verbal, psicológica y física en intentos de control, en amenazas constantes de abandono y de suicidio; por otra parte, algunos caen en una fuerte depresión. Todos estos síntoma limitan la actividad del celoso”, dijo en entrevista.

El especialista aclaró que, aunque la mente del celoso se llena de ideas destructivas, no necesariamente llegan a matar a su pareja o a suicidarse. Esto sucede, precisó, cuando la persona ya cuenta con una patología psiquiátrica que tiene su detonador en los celos.

“Es común que las personas con celos patológicos puedan tener una enfermedad psiquiátrica, pero no es común que atenten contra su vida o la de su pareja. Sí existen los casos, por supuesto, pero de acuerdo con nuestra experiencia, a pesar de que se enceguecen, en ellos pesan los valores religiosos o morales inculcados o los miedos sociales de pisar la cárcel”, abundó.

> Detonadores y consecuencias

Mesa precisó que los celos “surgen cuando una persona percibe una amenaza frente a algo que considera de su propiedad, y la respuesta emocional se da cuando piensa que esa persona ‘de su pertenencia’ puede ser poseída por otra”, detalló.

El jefe de Consulta Externa consideró que los celos, en cualquiera de su manifestación, llegan a lacerar a las personas. Puede durar poco o prolongarse. El problema es cuando interrumpen la vida cotidiana de esa persona.

El especialista aseguró que el hombre es mucho más celoso que la mujer y explota más rápido si alguien le coquetea a ella, y a pesar del constante maltrato y sospecha, la relación puede durar años. “Hacen un acuerdo inconsciente y de interactuar que les permite convertir el infierno en parte de su cotidianidad, por ello el otro miembro tolera y permite demasiado, incluso propicia, sin darse cuenta, los celos de la otra persona. Es difícil terminar con esa costumbre".

“Una persona sana termina de inmediato la relación en las primeras manifestaciones de celos o pone límites suficientes. Pero si se involucra con una persona celosa es que hay ciertas partes de su vida y cerebro que resuenan, es decir, hay un roto para un descocido, porque embona perfectamente con esa personalidad y se sienten muy satisfecha y gratificada de ser celada. Esa manera de percibir la vida para ellos significa que le importan a su pareja y alimenta su seguridad”.


Estas personas se juntan de manera inconsciente
. “Yo uso la analogía de una llave con la cerradura, vamos seleccionando hasta que hagamos clic. Por eso parecen perfectas, aunque sean relaciones destructivas, cumplen y satisfacen aspectos de necesidades o deficiencias”.

> Tratamiento

Las parejas no acuden al psiquiátrico por celos patológicos, sino más bien por problemas como esquizofrenia, trastornos psiquiátricos, pero en el diagnóstico se puede identificar este problema, mandarlos a la Clínica de Intervención Familiar donde se atiende específicamente esta situación y en algunas se tiene éxito.

En 2011 se atendió a 36 mil personas en total en el Fray Bernardino Álvarez; de éstas, hasta 3 mil parejas se atiendieron en la Clínica de Intervención Familiar, donde se les hace comprender que los celos no son una muestra de amor ni de afecto y que la excusa de que no se separan por los hijos sólo es una prolongación de su enfermedad, de mantener una relación patológica.

“En una terapia ese pretexto jamás será válido. No se justifica, claro, son importantes, pero la separación debe basarse únicamente en su relación con el otro”
, precisó, tras aclarar que los tratamientos pueden llevarse un año, son multidisciplinarios, se identifica si tiene trastorno obsesivo compulsivo, depresión.

“La realidad es que lleva años, y aunque se separen, si no camban de actitud se van a buscar a otro igualito”, dijo Mesa.

El especialista refirió que no siempre el objeto de los celos es infiel, pero cuando llega a involucrarse con otra persona es una forma de escapar de esa situación y, contrario a lo que se llega a creer, hasta le da estabilidad al matrimonio. “Se llega más feliz a la casa y los escándalos tienen menor impacto, entonces la pareja no se colapsa... No digo que es lo mejor”, concluyó.

> Matrimonio y divorcio

• El INEGI reportó que existen alrededor de 40 millones de parejas en México que se encuentran bajo el régimen matrimonial.

El divorcio se ha incrementado: en 1971 habían 3.2 de divorcios por cada 100 matrimonios; en 2008, 12.3 y en la actualidad uno de cada cinco terminan su lapso nupcial al cabo de un año.

• Por lo regular, las parejas contraen nupcias a la edad de 27 y 28 años, en el caso de los varones, y de 25 años en el de las mujeres.

Cuando los matrimonios mexicanos se separan tienen entre 35 y 38 años de edad en promedio.




Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.