Tuesday :: 25 / 11 / 2014

AdemásBLOGS | CURSOS | ENCUESTAS | FOROSMAPA DEL SITIO

Noticia : parálisis del sueño

¿Qué sucede cuando se te "sube el muerto"?

La parálisis del sueño es una de las parasomnias que estudia la Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM


ImprimirImprimirEnviar a un amigo Enviar

En la Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM se realiza durante una noche un estudio llamado polisomnografía, el cual permite obtener un diagnostico preciso y detectar o descartar los trastornos del sueño más prevalentes.

En ella se llevan a cabo, asimismo, valoraciones de niños con trastornos del sueño asociados a ciertos trastornos de conducta.

El tratamiento más demandado por los pacientes es contra el insomnio y también está a cargo de González Cossío; ofrece la ventaja de no incluir fármacos como las benzodiacepinas, que a largo plazo reportan efectos secundarios adversos.

“El nuestro es un tratamiento cognitivo conductual que incluye higiene de sueño, relajación profunda, restricción de sueño, restructuración cognoscitiva, intención paradójica e imaginación guiada, entre otras técnicas. Tenemos la certeza, basados en resultados de investigación, de que funciona tanto o más que las pastillas para dormir”,
asegura la especialista de la UNAM.

Desafortunadamente, la mayoría de los pacientes acuden a la clínica puma cuando el insomnio ya está afectando su funcionamiento diario. Esta situación es riesgosa porque, como se sabe, el insomnio en sí mismo no es sólo un síntoma, sino también un trastorno primario que puede llegar a convertirse en un factor de riesgo para desarrollar depresión.

Despertar abrupto


Muchas veces se confunden las parasomnias. Por ejemplo, cuando alguien dice coloquialmente que siente que “se le subió el muerto”, en realidad se trata de una parálisis del sueño en la que la persona sufre una disociación entre los centros que regulan el sueño y la vigilia.

“En términos generales, las parálisis del sueño se presentan con alucinaciones hipnogógicas (aparecen cuando el sujeto pasa de la vigilia al sueño) e hipnopómpicas (aparecen en el momento del despertar), y son síntomas de narcolepsia, aunque puede haber parálisis del sueño aisladas”
, apunta González Cossío.

Otras veces, las pesadillas se confunden con terrores nocturnos, los cuales se caracterizan, en niños, por ser procesos de maduración, como las pesadillas, y se asocian, en adultos, a una mayor frecuencia de estados psicopatológícos.

El despertar de los terrores nocturnos es abrupto y desde el sueño profundo o Sueño de Ondas Lentas (SOL); el de las pesadillas, desde la etapa del sueño MOR (Movimientos Oculares Rápidos).

La diferencia entre terrores nocturnos y pesadillas es que en los primeros el despertar es con un grito terrorífico o llanto, pero hay confusión y amnesia del evento (no se pueden verbalizar), mientras que las segundas presentan una trama, con personajes y acciones atemorizantes.


Fuente: Con información de El Universal





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias


Publicidad