Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

  • label.header.howYouAre

text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

 
Consumación de la Independencia de México

Hacia 1820, luego de diez años de guerra, la causa de la Independencia parecía derrotada y sólo algunos guerrilleros, Vicente Guerrero en primer lugar, resistían en las montañas.

Fue entonces cuando ocurrió una serie de sucesos inesperados. Una rebelión liberal en España obligó al rey a restablecer la Constitución de Cádiz, pero ya con un radical contenido liberal. La noticia fue recogida en México con sentimientos encontrados, y aunque pronto comenzaron a fraguarse planes anticonstitucionalistas, nada pudo hacerse, pues el 31 de mayo el Virrey Juan Ruíz de Apodaca se vio obligado a jurar la constitución. En todas partes se celebraban juntas clandestinas para idear nuevos proyectos contra el nuevo orden de cosas, pero sólo uno de ellos se realizaría, el de Agustín de Iturbide.

Las circunstancias que prevalecían tanto en el territorio novohispano como en la península favorecían el proceso de emancipación. Iturbide tomó su nuevo mando como general de los ejércitos del sur con la idea de independizar a nuestro país de España. El 24 de febrero de 1821 proclamó un documento conocido como Plan de Iguala, cuyos principales postulados eran garantizar la religión católica, lograr la independencia con una monarquía constitucional y conservar la paz y unión de americanos y europeos. Asimismo, se invitaba a gobernar al propio Fernando VII o, en su defecto, a otro miembro de la casa reinante. Mientras esto sucediera, una junta de regencia asumiría el poder; ésta designaría al soberano y haría la convocatoria conducente a redactar una nueva constitución.

Iturbide desplegó una hábil campaña, tanto diplomática como militar, que en menos de un año consiguió lo que no se pudo hacer en toda una década de guerra. El Plan de Iguala logró la adhesión de los mandos y tropas realistas e insurgentes, con los que se formó el ejército de las tres garantías que salvaguardaron el Plan de Iguala y la Independencia.

En julio de 1821 llegó a Veracruz el nuevo Virrey, Juan de O’Donojú, quien convencido del éxito y la fuerza del movimiento de Iturbide firmó con él los Tratados de Córdoba que otorgaban a México su Independencia. El 27 de septiembre, el Ejército Trigarante hizo su entrada en la capital entre la alegría de la población y el 28 de septiembre se firmó el Acta de Independencia.

 



Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más