text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

 
Amado Nervo, destacado escritor mexicano
"Amé, fui amado, el sol acarició mi faz. ¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!", dicta uno de los más famosos poemas de Amado Nervo, titulado En Paz.
 
Amado Nervo contrasta entre los poetas pertenecientes al modernismo, movimiento literario que se dio entre 1880 y 1910, por su particular toque místico, mezclado con una profunda tristeza. Juan Crisóstomo Ruiz de Nervo era el verdadero nombre del poeta y prosista mexicano que nació en la ciudad de Tepic (en ese entonces Jalisco), hoy Nayarit, el 27 de agosto de 1870

Desde pequeño tuvo que enfrentar pérdidas difíciles, como la de su padre, Amado Nervo, quien murió cuando el poeta tenía sólo nueve años de edad, lo que devastó a la familia y acarreó graves problemas económicos.

Fue un alumno destacado por su inteligencia y dedicación; en Zamora, estudió Ciencias y Filosofía, después ingresó, por un efímero tiempo, a un seminario. Al dejar el seminario, se dedicó a trabajar para ayudar a su familia, y más tarde se dirigió a Mazatlán, dónde escribió sus primeros artículos en El Correo de la Tarde.Participó como colaborador en La Revista Azul, de Manuel Gutiérrez Nájera, para quien leería algunos versos ante su sepulcro en 1896, en su primer aniversario luctuoso, y que serían aplaudidos unánimemente por los poetas.

En 1985, tras la publicación de su primer libro, El bachiller, novela corta que algunos especialistas juzgan como autobiográfica por las características de su trama y la cual causó, en aquel tiempo, un gran revuelo por su contenido e inesperado desenlace. Formó parte de la redacción de El Universal,  El Nacional y El Mundo, en 1890 fue enviado como corresponsal de El Imparcial a París, donde conoció a Catulle Mendés, Jean Moréas, Guillermo Valencia, Leopoldo Lugones y Oscar Wilde. Ahí se reencontró con Rubén Darío, a quien conoció en La Revista Azul.

A su regreso a México, ocupó puestos en la docencia y la burocracia hasta que ganó un lugar como profesor en la Escuela Nacional Preparatoria. En 1905 incursionó en la diplomacia, en un puesto como secretario de la Embajada de México en Madrid, donde además de cumplir con sus labores continuó su trabajo de escritor con obras como Ellos (1912), Serenidad (1915) y Elevación (1917).

Finalmente el poeta muere en Montevideo el 24 de mayo de 1919. Su cuerpo fue traído a México, donde descansa en la Rotonda de las personas Ilustres, sitio en el que han sido sepultadas las personas que contribuyen al engrandecimiento de México.


Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más

    Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continua navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.