Noticias

UNAM e IMSS se asocian para predecir diabetes

      
UNAM e IMSS se asocian para predecir diabetes
UNAM e IMSS se asocian para predecir diabetes
La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) desarrollan un proyecto que busca “predecir” en cada mexicano la probabilidad de que desarrolle la diabetes tipo 2.

Christopher Stephens, investigador del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la UNAM, señaló que se establecerá una línea de investigación permanente para hacer frente a mediano y largo plazo a esta enfermedad crónico–degenerativa que se ha convertido en la primera causa de mortalidad en el país.

Los objetivos de esta colaboración interdisciplinaria e interinstitucional, expuso, son la identificación e integración de datos relevantes para detectar los factores potenciales del mal, desde lo micro (genéticos), hasta lo macro (estilo de vida).

Luego, se buscará construir modelos predictivos para calcular la probabilidad de que una persona desarrolle prediabetes o diabetes; la meta es que, una vez identificada la predisposición, se tomen acciones para evitar que la gente se enferme.

Los modelos matemáticos se basarán en la “minería de datos”, que consiste en el uso de algoritmos para la búsqueda de patrones y correlaciones en grandes bases de información.

En este proyecto se utilizará la base de datos del IMSS, con registros médicos o historias clínicas de alrededor de seis millones de personas, con y sin diabetes. Asimismo se recurrirá a otras fuentes, como el Censo de Población.

De ese modo, abundó el también investigador del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN), con el “análisis de historias”, se identificarán y cuantificarán factores de riesgo que provienen no sólo de la genética o antecedentes médicos, sino del nivel socioeconómico o sociodemográfico, y hasta de los niveles de “contaminación” en distintas regiones del país.

Con ayuda de estudiantes también se aplicarán encuestas para obtener información precisa sobre el estilo de vida en distintos segmentos de la población.

La diabetes es un padecimiento complejo que involucra un sinfín de factores, desde la mutación de genes, hasta el entorno social y el nivel socioeconómico. De ahí, expuso Stephens, que sea fundamental contar con modelos predictivos que “digan”, con base en un perfil actual, que alguien desarrollará la enfermedad.

Cada persona es única. En este caso, no se hace una predicción individual sin referencia al resto de la gente, se toma en cuenta la información de grupo, y con base en datos individuales como edad, género, ingresos e historia clínica es posible determinar la propensión a la enfermedad. De ese modo, el pronóstico individual se hace con base en modelos estadísticos.

En el proyecto del C3 no sólo intervendrán los “mineros de datos”, un grupo de expertos informáticos encabezados por Stephens, sino físicos, dirigidos por Germinal Cocho, del Instituto de Física; médicos, coordinados por Enrique Ruelas, secretario del Consejo General de Salubridad, así como humanistas, a cargo de Aracely R. Berny, de la Facultad de Filosofía y Letras, quienes analizarán los aspectos éticos.

Con esta información, se podrán tomar decisiones y asignar adecuadamente recursos. También recomendar a los médicos y señalar a las autoridades a qué aspectos dedicar más o dejar de invertir fondos.

Una vez que se tengan los datos, que se espera sea en el transcurso de este año, es factible que haya resultados preliminares en cuestión de semanas o meses.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.