Noticias

5 hábitos para cultivar tu pensamiento crítico

      
La lectura es un hábito muy beneficioso para trabajar el pensamiento crítico
La lectura es un hábito muy beneficioso para trabajar el pensamiento crítico
  • Se debe comenzar entendiendo bien las bases sobre las que se construye el pensamiento crítico y el objetivo de su aplicación.
  • Poniendo en práctica los siguientes hábitos mejorarás tus habilidades a la hora de crear argumentos o de darles réplica.
  • Recuerda siempre que en Internet abundan las noticias no contrastadas y las afirmaciones sin base científica.

Cultivar el pensamiento crítico no quiere decir que poseas las herramientas para criticar y desmontar los argumentos del resto, pero sí que te proporciona las claves necesarias para pensar con criterio, opinar y elaborar hipótesis sin caer en falsas suposiciones, en prejuicios o arrastrado por información poco consistente.

Para comenzar a poner en práctica estos hábitos y ser conscientes de que podemos elaborar razonamientos críticos, siempre se debe partir de un principio de escepticismo. Es decir, que no damos por verídica cualquier afirmación absoluta y que sabemos cómo averiguar la credibilidad de tales ideas.

Hábitos para trabajar el pensamiento crítico

1. ¿Cómo pensamos?

No es algo muy común detenernos a analizar cómo pensar y detectar nuestras habilidades o en qué fallamos.

Trabajar en reconocer este proceso facilita la mejora de nuestra forma de pensar y evitar llevarnos por actitudes irracionales o respuestas emocionales.

2. Consultar variedad de fuentes

Comenzando por tener claro que no todo lo que dice Internet es verdad y que debemos de saber de dónde provienen los datos y sus fuentes.

Duda de todo estudio o artículo que no mencione las fuentes de donde ha extraído los datos o sobre la que se ha basado para construir sus argumentos.

Si dudas de la validez de cierta información, consulta otras fuentes o autores para demostrar la credibilidad de la información.

No te dejes llevar por los argumentos de influencers y referentes si no son capaces de demostrar en qué basan sus afirmaciones.

3. Aplicar el método científico

Es importante ser consciente de la importancia de los datos y de la objetividad y ello se consigue gracias al rigor científico.

Los experimentos, la comprobación de hipótesis, la cultura estadística y el trabajo de campo son prácticas necesarias para crear el pensamiento crítico.

4. Cuestionárselo todo

Mejorar la capacidad de discernimiento y la credibilidad de los argumentos supone el hacer las preguntas adecuadas e intentar cuestionarse sobre lo que nos rodea, sobre lo que leemos o sobre las materias de estudio.

Se basa en fomentar y priorizar el principio socrático o demostración lógica, partiendo de la afirmación: “Solo sé que no sé nada”.

5. Detectar los intereses ocultos

Hoy en día, con Internet y los objetivos comerciales en todo tipo de contenidos es importante tener en cuenta la intencionalidad de la información publicada.

En muchas ocasiones, puede que las opiniones emitidas respondan a intereses comerciales y, con ello, se publiquen con ciertos objetivos no evidentes.

No quiere decir que esa información quede inválida, pero sí que es necesario que seamos consciente de ello y que, quizás, solo muestre una perspectiva o emplee datos sesgados.

La finalidad del pensamiento crítico y de trabajarlo a través de estos hábitos se basa en demostrar cierta integridad intelectual, lo que mejora las capacidades para poder aportar razonamientos lógicos, bien construidos y con fundamento.

Cómo elaborar una tesis (Ebook)

Este E-Book ofrece:

Explicación de los puntos más importantes de una tesis;

Respuestas a dudas comunes;

Recomendaciones y recursos de utilidad.

Ebook - Guía para elaborar una tesis



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.