Noticias

Los mandalas como herramienta educativa

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Los mandalas pueden resultar una herramienta muy buena no solo para entretener y calmar a una persona mediante su coloreado, sino también para educar. Cada día más personas utilizan los mandalas para meditar, pero además de este factor más “místico” o espiritual, estas figuras pueden traer múltiples ventajas en el campo educativo.


Los mandalas se suelen utilizar desde orígenes remotos de la historia para concentrar la energía en un solo punto durante la meditación; pero en el último tiempo se ha prestado más atención en los beneficios que estas figuras pueden aportar a la inteligencia, el razonamiento y la concentración de los más pequeños.


Los profesores Ginés y Maribel, responsables del Blog Orientación Andújar realizaron diversos trabajos con niños mediante el dibujo de mandalas y observaron que esta actividad es muy placentera para los más pequeños, los que además de sentir orgullo por el trabajo realizado lograron aumentar su creatividad y mejorar su caligrafía, a la vez que aseguran que también les repercutió de forma positiva en sus trabajos escolares.


Sin duda los mandalas son herramientas que sirven para trabajar elementos como el orden y la concentración o atención, la paciencia y la perseverancia, y esto lo logran de una forma lúdica. Y si bien no es una técnica convencional, muchos docentes están animándose a integrarla al aula.


El portal Siete olmedo, medio que trabaja mediante un sistema integral educativo con foco en el apoyo terapéutico de lenguaje y aprendizaje, publicó un artículo donde destaca los beneficios de trabajar con mandalas en el salón de clases.


Muchas veces los docentes se ven desbordados intentando que los alumnos se concentren en las actividades de la clase, por diversos factores como los grupos numerosos, el cansancio y el poco interés en los contenidos (por nombrar algunos) influyen desfavorablemente en el proceso de aprendizaje.


“Es de gran importancia que los docentes utilicen estrategias didácticas creativas, diferentes y atractivas para que así se facilite el aprendizaje y los alumnos tengan mejor rendimiento”, destaca el artículo, prosiguiendo a enumerar los beneficios que pueden aportar el uso de los mandalas en la educación de los más pequeños.


Entre otras cuestiones, el mandala es una técnica que calma, reequilibra y favorece la atención. Según los especialistas el mandala tiene una eficacia doble: por una parte, restablece y conserva el orden psíquico y por otra, el recuerdo del centro, implícito en todo momento, reúne y reequilibra. Para el alumno “resulta una herramienta de comprensión y de gestión de la complejidad que le rodea”.



Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.