• ¿Quién eres?

Noticias

La importancia de la empatía en la docencia

      

En los últimos años se ha hablado mucho de la empatía y su importancia en diferentes ámbitos de la vida, pero pocas personas conocen la verdadera connotación de esta palabra. Ser empático quiere decir tener la capacidad de ponerse en el lugar del otro y entender sus emociones. Esta habilidad resulta esencial para el desarrollo de una vida plena y se ha descubierto que ofrece grandes beneficios en el ámbito académico.

La empatía permite “leer” a las personas, comprenderlas y entender cómo se sienten ante determinadas situaciones. Los docentes empáticos, que tienen la capacidad de ver más allá de las calificaciones y los rostros de los estudiantes, son esenciales para una formación de calidad, de acuerdo a un reciente estudio.

La idea de la educación tradicional, con profesores estrictos e implacables es obsoleta; hoy los mejores profesores son aquellos sensibles y comprometidos con sus estudiantes, de acuerdo a un estudio elaborado por la Universidad de Finlandia Oriental, la Universidad de Jyväskylä y la Universidad de Turku.

La empatía de los docentes es la clave del éxito de los estudiantes. Esta genera no solo un buen ambiente de clase, sino que motiva a los alumnos y les permite desarrollar sus capacidades de manera óptima. De acuerdo al estudio, la empatía de los profesores es incluso más importante que los materiales educativos disponibles y el espacio en el que se desarrollan las clases.

Cuando hablamos de innovación en educación, es difícil no nombrar a Finlandia, la nación mejor posicionada en resultados académicos y con el mejor sistema educativo del mundo. El estudio en cuestión fue desarrollado en dicho país y asegura que la empatía en los docentes es vital para la formación de los jóvenes, no solo en sus primeros años en el sistema educativo, sino también hasta en la secundaria.

La actitud empática en los docentes es esencial para proteger a los más pequeños, ayudarlos en su inclusión con sus compañeros y comprender sus necesidades. Esta habilidad además impulsa la motivación de los estudiantes y los ayudan a mejorar en sus habilidades académicas, como en la lectura y escritura.

Para ser un profesor empático y poder ser un referente en la formación de los futuros líderes, es necesario establecer ciertas estrategias, como aprenderse los nombres de cada estudiante, conocerlos y recordar algunos detalles sobre ellos, como sus actividades favoritas y sus gustos musicales. Esto genera en el estudiante una sensación de bienestar y sobre todo, le hace sentir que importa.

Ver y escuchar también es una buena manera de mostrarse empático: prestar atención a lo que hace cada joven, escuchar lo que tiene para decir y estar abierto a sus inquietudes, permite establecer una buena relación entre docente y estudiante en la que este último puede sentirse comprendido.





Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.