Noticias

Descubre las claves de redacción de un buen trabajo universitario

      
Fuente: Shutterstock

Si bien todos los estudiantes saben escribir, a la hora de enfrentarse a un trabajo académico, como puede ser una monografía, tarea, investigación o inclusive una tesis, surgen cientos de dudas sobre cuál es la mejor forma de redactar el trabajo. Para poder crear un texto de calidad, es importante tener en cuenta que lo primero que hay que hacer es una lectura profunda y crítica sobre el tema a tratar y una investigación sobre autores y trabajos relacionados.

Los trabajos académicos son una parte fundamental de la vida universitaria. A través de ellos, los estudiantes aprenden no solo a investigar, sino a desarrollar habilidades comunicativas esenciales como la argumentación y la explicación. La escritura es uno de los mejores medios para transmitir ideas de manera clara y detallada y permite generar una comunicación efectiva entre el autor, en este caso, el estudiante y el lector, que puede ser un docente o incluso los propios compañeros.

Las claves para realizar un buen trabajo académico son la elección de un buen tema, una estructura coherente y una redacción eficaz, capaz de transmitir con claridad lo que intentamos decir. A nivel formal, la redacción debe ser correcta, con una buena sintaxis y sin faltas de ortografía. Si quieres saber más sobre este último punto, puedes consultar el artículo 6 fórmulas infalibles para escribir sin faltas de ortografía.

Una buena escritura denota dedicación y profesionalismo, además de esfuerzo e interés intelectual por el tema que se trata. El texto creado debe ser legible, atractivo para el lector y esto solo puede lograrse a través de una escritura simple, que exprese las ideas de manera clara. A la hora de redactar el trabajo, debemos hacernos algunas simples preguntas como: ¿Cuál es el tema a tratar? ¿Qué quiero decir? ¿Cómo tengo que decirlo? Estas cuestiones podrán orientarnos antes de empezar, para que la redacción nos resulte más natural.

El estilo que usaremos es otro punto a tener en cuenta. Comúnmente, el estilo más utilizado para este tipo de trabajos es el científico, porque permite exponer la información de manera objetiva, dejando a un lado las opiniones y de forma argumentada. Para lograr este estilo la redacción tiene que ser simple, evitando usos coloquiales y expresiones literarias.

El vocabulario elegido también es importante. No está bien visto repetir la misma palabra si es que hay sinónimos que pueden remplazarla. Intenta utilizar un vocabulario rico, pero no demasiado complejo, porque este puede dificultar la lectura del trabajo y desmotivar al lector. Si necesitas ayuda para adquirir un mayor vocabulario, puedes consultar obras como el Diccionario de la Lengua Española de la RAE.

El orden de las ideas es vital, estas tienen que seguir una secuencia lógica que respete las estructuras básicas de introducción, desarrollo y conclusión. Ordenar bien las ideas permite expresarse con mayor claridad y precisión. Lo ideal es que escribir una idea por párrafo y que cada uno de ellos no supere las 10 líneas. Se deben evitar las frases muy largas y que se presten a varias interpretaciones.

Por último, la elección del título debe ser pensada con calma y el mismo debe centrarse en el tema que aborda el texto. Se recomienda crear el título una vez finalizado el trabajo, cuando ya esté cerrado el tema y tengamos claro el enfoque tomado.

Cómo elaborar un buen trabajo universitario (ebook)

Manual de normas básicas para elaborar diferentes trabajos académicos.

Ebook - Guía para presentar un buen trabajo universitario



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.