Noticias

El método definitivo para aprobar los exámenes

      

Aprobar o no un examen depende de diversos factores, uno de los más importantes es cómo hayas estudiado para dicha prueba. Si bien hay un factor suerte que siempre está en juego, la mayoría de las pruebas académicas pueden ser aprobadas con un buen método de estudio, una lectura consciente y una buena habilidad de argumentación a la hora de exponer cada una de las ideas.

Cuando estudiamos para un examen, siempre nos queda la duda si lo hemos hecho bien y poseemos los conocimientos necesarios para superar la prueba. Ante estos casos lo mejor es ser conscientes, en primer lugar, que nunca nos sentiremos del todo seguros ante una prueba académica y en segundo lugar, debemos recordar que solo es un examen, no es el fin del mundo; la importancia radica en el  proceso de aprendizaje más que en cualquier otra cosa.

Los nervios y la presión pueden ser factores muy negativos al momento de enfrentar un examen. Ante esta instancia, lo mejor es mantener la calma y asegurarnos un buen método para estudiar, de manera de absorber mejor los conocimientos y la comprensión de los temas propuestos en el programa.

Si estás por dar un examen y aún no encuentras la forma que te asegure su aprobación, te compartimos algunas estrategias que te ayudarán a encontrar el método definitivo para salvar con las mejores calificaciones.

  • Encuentra tu hora ideal: hay personas a las que les gusta estudiar de noche por el silencio del ambiente y porque son más activos a esa hora, mientras otros prefieren la mañana para poder estudiar con la mente despejada y con nuevas energías. Prueba estudiar tanto de mañana como de noche y descubre cuál es el horario que mejor te queda.
  • Organiza un cronograma: si ya tienes la fecha del examen, separate los días de estudio que tienes por delante y los temas que debes abordar. No importa si los das de manera desordenada, lo esencial es organizar tu tiempo para sacar al máximo de las semanas, días u horas que tienes por delante.
  • Establece prioridades: este punto se asocia con el anterior en referencia a la organización de los temas. Si tienes poco tiempo para estudiar, no intentes aprender todo, elige cuáles son los temas más relevantes del programa y empieza por ellos. Dedícales el tiempo que consideres necesario. Si aún te queda tiempo, comienza con el resto de los temas menos significantes.
  • Escribe un resumen a mano: no hay mejor forma de aprender que escribir las cosas a mano. Esta costumbre se ha perdido un poco por el uso del teclado, pero está comprobado que al escribir a mano tu cerebro debe pensar y articular cada una de las palabras, lo que facilita la comprensión de las ideas.
  • Lee en voz alta: las personas suelen recordar las cosas de diferente forma. Mientras algunos son más visuales, otros son más auditivos o kinestésicos. Para lograr una mayor asimilación de las ideas, lee los textos, documentos y apuntes en voz alta. Esto generará que el conocimiento llegue por dos vías diferentes a tu cerebro, lo que te ayudará a recordar mejor cada cosa.
  • Practica con exámenes viejos: la mejor forma de aprender es practicar con exámenes anteriores. Puedes recurrir a tus docentes para que te faciliten algunos y realizar los ejercicios de cada texto como si fuera un simulacro. Los estilos de cada pregunta podrán ayudarte a darte más confianza para el día de la prueba.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.