• ¿Quién eres?

Noticias

Cómo la traducción puede redefinir el significado de un texto

      

Para quienes no manejan la lengua original de un documento o libro, la traducción es la clave: se confía en el traductor como un intérprete que da significado al mundo. El problema aparece cuando las traducciones no son fieles ni representan lo que el autor quiso decir. Los significados aparecen trastocados y en ocasiones, pierden su sentido. Pero, ¿de quién es la responsabilidad?

¿Te interesa estudiar Traducción? Buscar tu curso favorito en el Portal de Estudios


En una primera instancia, podemos señalar a la editorial. El mercado exige que las obras sean publicadas en un determinado lapso y las editoriales, para cumplir con sus cronogramas y lanzar el libro a tiempo, pasan por alto algunos requerimientos como el tiempo que necesita una buena traducción. Otras veces, para ahorrar costos, los editores contratan jóvenes traductores que no cuentan con la suficiente experiencia para enfrentar determinado texto. Este es un problema de dos caras: la editorial debe hacerse responsable por el poco cuidado en el proceso de la obra y el traductor debe asumir que quizá haya sido un error aceptar un trabajo para el que no estaba preparado.

La traducción es un trabajo de compromiso con el autor, con el idioma y sobre todo, con el público lector. Este será quien tenga la última palabra sobre la legitimidad de la traducción: leerá y analizará el texto desde diferentes perspectivas y terminará por concluir si la traducción es buena o no, más aún si es un lector experimentado que puede prever aquellos callejones sin salida en los que se vio atrapado el traductor.


Bajo esta perspectiva, se ve al lector como un juez del traductor, pero no debemos olvidar que el traductor es el conector fundamental entre la obra y el lector, por lo que este último tendrá más para agradecer que para protestar. Además, hay términos en un idioma que no tienen traducción posible para otro, por lo que el traductor se ve en la compleja tarea de seleccionar el término que se le asemeje más y poder cerrar el acto de significación.


El famoso Walter Benjamin, filósofo, crítico literario y traductor, habla sobre el arte de la traducción en el texto  “La tarea del traductor” . En él señala que la traducción es un arte que se basa en técnica e interpretación. El fin de la traducción no es la mera búsqueda de coincidencias entre una lengua y otra, sino que la traducción debe ser capaz de revelar la íntima relación que existe entre los idiomas y mantener viva la magia del lenguaje


No hay traducción para Benjamin si solo se aspira a ser una copia fiel del original. La traducción sobrepasa ese límite, ve más allá de los idiomas. Siendo un poco más polémico, Benjamin manifiesta que hasta cierto punto es saludable que los significados de las obras se alteren en cierta medida. Cuando se traducen ciertos clásicos de la literatura, es lógico y hasta necesario que se modifiquen algunos términos porque la lengua a la que se traduce es una lengua viva y en constante evolución: no es la palabra la que debe sobrevivir, sino la obra en sí misma y su contenido. Aspirar a revivir una lengua muerta es aspirar a un imposible.


La Biblia y su traducción: ¿fue la manzana el fruto prohibido?

Algunos analistas de los textos sagrados sostienen que la manzana no es un fruto propio de la antigua Israel, por lo que esta adjudicación de “la manzana como fruto prohibido” se debe principalmente a un error en la traducción, explica el Portal 20 minutos. La manzana como fruto nunca es nombrada en el Génesis. A lo largo de la historia se la han adjudicado varios nombres y formas: higo, uva, naranja, etc. Esto parece indicar que cada cultura y sociedad ha traducido el “fruto prohibido” a su contexto para poder interpretar el texto de mejor forma.


Si bien resulta contradictorio, ya que la manzana no se conocía como fruto en la antigua Israel en el momento del relato, en el caso de occidente la confusión puede deberse a la identificación del término malus, -con el diacrítico macrón- (manzano) y malus (mal) a partir del texto latino que San Jerónimo tradujo.

Si quieres saber más sobre la Biblia y su traducción, te dejamos aquí unos artículos muy interesantes.




Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.