Noticias

Persiste brecha salarial entre hombres y mujeres en México: encuesta Nacional de Egresados 2018

      
Este estudio contribuye a que las autoridades formulen políticas públicas para alinear la educación superior con las necesidades económicas y sociales
Este estudio contribuye a que las autoridades formulen políticas públicas para alinear la educación superior con las necesidades económicas y sociales
  • La Encuesta Nacional de Egresados arroja resultados sobre los universitarios en México.
  • El estudio del Centro de Opinión Pública de UVM y Profesionistas.org.mx, muestra que los padres son la principal fuente de financiamiento durante la licenciatura.
  • La habilidad más importante para el empleo es la comunicación verbal.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Egresados 2018, la brecha salarial entre hombres y mujeres aún persiste en nuestro país, ya que entre los egresados universitarios que perciben salarios de más de 15 mil pesos, 40% son hombres y solo 30% mujeres.

La disparidad salarial entre hombres y mujeres prevalece, tal como se detectó durante la Encuesta Nacional de Egresados 2017.

Tal diferencia se nota al analizar las condiciones de trabajo de los participantes tanto en el primer empleo como en el actual, pues se reportan salarios más bajos y menos promociones laborales para las mujeres.

La Encuesta Nacional de Egresados fue realizada por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México y por el portal Profesionistas.org.mx. Fue presentada este miércoles en un evento encabezado por el Presidente y Director General de Laureate México y de UVM, Luis Durán y por la Fundadora de Profesionistas.org.mx, Verónica Baz; así como el Secretario General de FIMPES, Rodrigo Guerra y el Presidente de Mexicanos Primero, David Calderón.

La ENE 2018 logró obtener datos de 12,869 participantes, lo que permite conocer, entre otros aspectos, la evaluación que los egresados hacen sobre las habilidades y competencias adquiridas durante sus estudios profesionales y la utilidad que tienen en el ámbito laboral; así como cuánto tiempo tardaron en emplearse, bajo qué condiciones y salario lo hicieron.

El Maestro Luis Durán Luján, Presidente y Director General de Laureate México y de la Universidad del Valle de México, dijo que para mejorar, “las universidades necesitamos dejar de mirarnos a nosotras mismas y prestar atención a lo que realmente les importa a nuestros estudiantes: cuánto tiempo van a tardar en conseguir su primer empleo, qué necesitan saber y hacer para poder conseguirlo, qué carreras son las mejor pagadas, qué habilidades son las más relevantes para insertarse en el mercado laboral y tener una trayectoria ascendente”, indicó.

Con esta información, este estudio contribuye a que las autoridades competentes formulen políticas públicas para alinear la educación superior con las necesidades económicas y sociales del país; que las instituciones de educación superior diseñen una oferta académica actualizada y con base en las necesidades del mercado y a que los estudiantes puedan elegir sus estudios profesionales con base en la demanda de habilidades, empleabilidad e ingresos.

Respecto al proceso formativo, la ENE nos indica que 65% de los egresados estudió en escuela pública y 35% en institución particular; la mayoría (41%) cursó carreras que forman parte del área de estudio Ciencias sociales, administración y derecho; seguida del área de Ingeniería, manufactura y construcción (21%); después Salud (12%), Ciencias naturales, exactas y de la computación (8%); Educación (8%); Artes y humanidades (6%); Servicios (3%) y; Agronomía y veterinaria (1%).

El apoyo de los padres es el principal método de financiamiento de las carreras universitarias y, adicionalmente, sabemos que tres cuartas partes de los egresados (75%) sí logró concluir su carrera en el tiempo establecido para ello.

De la escuela al empleo

Otro de los objetivos principales de este estudio, es aportar información respecto al primer empleo que tuvieron los egresados y los subsecuentes, lo que permite disponer de datos sobre las condiciones laborales primarias y cómo estas van evolucionando conforme avanzan en su vida profesional.

Es así que sabemos que 38% empezó a trabajar antes de iniciar o durante sus estudios; 62% buscó empleo hizo una vez que terminó su carrera; mientras que 21 años, es la edad promedio en que ingresaron a su primer trabajo.

De ese 62% que busca emplearse cuando termina la licenciatura, 25% lo consigue en menos de un mes, 19% en menos de un trimestre, 22% tarda entre tres y seis meses; 17% de seis meses a un año y a 17% le tomó más de un año obtenerlo.

En cuanto a los caminos que favorecen que obtengan ese primer trabajo, la ENE encontró que una recomendación a través de un familiar, amigo o conocido constituye el principal medio (31%), seguido del servicio social, prácticas profesionales o pasantías (18%), bolsa de trabajo o por medio de un anuncio empatan con (15%). La ENE también nos permite saber que 66 por ciento logra trabajar en una actividad relacionada con lo que estudió.

Respecto a los aspectos que dificultan este paso, cerca de la mitad de los encuestados (42%) reporta la falta de experiencia como un obstáculo, 25% la falta de vacantes en un empleo relacionado con su área de estudio y 17% los bajos salarios o prestaciones bajas o nulas. Al encontrar que la falta de experiencia es tan importante, podemos afirmar que las prácticas profesionales son un factor clave para la inserción laboral.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.