Noticias

Hacer deporte y trabajar ¿es compatible?

      
Con tiempo y dedicación puedes lograr el balance adecuado
Con tiempo y dedicación puedes lograr el balance adecuado  |  Fuente: Shutterstock
  • Hacer ejercicio es fundamental para mantenerse saludable y al mismo tiempo moldear la figura.
  • Para los trabajadores no siempre es sencillo establecer una rutina deportiva.
  • La clave está en el tipo de ejercicio elegido.

Al final de la jornada de trabajo, es habitual sentirse cansado y pensar únicamente en volver a casa y recostarse un rato. Sin embargo, para tener más energía y que este sentimiento de cansancio no sea tan invasivo, lo recomendable es hacer ejercicio.

Las actividades deportivas son útiles para mantener el cuerpo activo y al mismo tiempo relajar la mente. El ejercicio produce endorfinas que generan felicidad, tonifican el cuerpo, fortalecen las articulaciones, aceleran el metabolismo, brindan más energía y permiten al cuerpo funcionar mejor.

Decidirse y comenzar a hacer ejercicio de forma frecuente nunca es sencillo, sobre todo cuando la rutina deportiva debe combinarse con otras actividades como el estudio o el trabajo.

En el caso particular de los trabajadores, lo más difícil es hacerse un tiempo para efectivamente dar el primer paso hacia una vida más saludable. Sin embargo, cuando se logra los beneficios comienzan a aparecer, especialmente para aquellos trabajadores con empleos sedentarios.

 

Elegir bien es la clave

Para facilitar esta adaptación, la clave está en elegir correctamente el ejercicio a realizar.

A los trabajadores siempre les resultará más sencillo optar por actividades que no dependan exclusivamente del gimnasio, sino por aquellas que puedan hacerse en cualquier sitio: en la oficina, en casa y al aire libre. Por ello, las actividades como natación, crossfit y boxeo quedan descartadas para quienes busquen efectivamente compaginar vida laboral con actividades deportivas.

En cambio, actividades como el running, las caminatas, saltar a la cuerda y otro tipo de actividades aeróbicas, resultarán excelentes para los trabajadores.

¿Te interesa ser Deportista profesional?

Conoce lo que necesitas para lograrlo


¿Cómo hacer deporte y trabajar?

Si eliges una actividad como caminar o correr, perfectamente puedes idear una rutina organizada y no sentir ningún tipo de impacto o cambio en tu vida laboral al incorporar las actividades deportivas.

Tienes, básicamente, dos opciones: o te levantas más temprano y realizas tu rutina antes de ir a la oficina, asegurándote de tener el tiempo suficiente para asearte y llegar al trabajo a tiempo o la realizas al volver de la oficina. En el primero de los casos, contarás con un impulso de adrenalina extra antes de comenzar el día que puede ser de gran utilidad en el trabajo.

Sin importar la opción que decidas elegir, lo importante es que te marques horarios y objetivos para realmente asegurarte de cumplirlos. Estos pueden ser firmes, pero lo recomendable es que sean flexibles para que no interfieran con tu trabajo. Es decir, mientras cumplas tu tiempo de ejercicio diario no importa si hoy lo haces por la mañana y mañana por la tarde.

Además, no es necesario convertirse en un atleta olímpico o maratonista. No necesitas dedicar tu vida al deporte, pero tampoco debes negarte sin darte la oportunidad de intentarlo.

Comienza poco a poco, cambiando hábitos diarios por hábitos más saludables, como elegir las escaleras en lugar del ascensor, caminar al trabajo o volverte corriendo desde la oficina a tu casa. Empieza poco a poco y verás como al final puedes lograr la armonía necesaria para hacer las dos cosas.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.