Noticias

La importancia de la cultura ética empresarial

      
Fuente: Shutterstock

Los tiempos modernos exigen a las empresas renovación constante para estar alineados a las nuevas demandas del mercado y a las necesidades de clientes y trabajadores. Uno de los valores más altos que debe permanecer y acompañar a la empresa a través del tiempo es la cultura ética, que debe estar en sintonía con la sociedad, los usuarios y sus trabajadores.

La cultura ética empresarial es un sistema de principios y normas que apuntan a buscar un equilibrio justo entre todas las partes que forman una organización. Estos valores suponen el respeto de los derechos a través de un código de ética que sirve para fomentar el buen ambiente laboral y combatir la corrupción, el maltrato y la difamación.

Las empresas que no tienen una cultura ética suelen fracasar, decepcionando tanto a clientes como a trabajadores. Hay diferentes enfoques que pueden tomarse en las organizaciones para  demostrar una óptima cultura ética y responsabilidad social, como la intolerancia a la discriminación; el fomento del cuidado del medioambiente; y una política de tolerancia y respeto entre los profesionales.

Para lograr una cultura ética empresarial satisfactoria las autoridades de cada organización deben definir estrategias y códigos para fomentarla. Hay algunos libros muy útiles para entender más sobre este tipo de cultura y su construcción. La obra  “Ética de la empresa” es una perfecta herramienta para entender la ética aplicada al mundo empresarial en la sociedad actual.

Considerando que las empresas son una micro muestra de la sociedad, la ética empresarial debe construirse a partir de valores éticos fundamentales, que fomenten la reputación e imagen organizacional, pero también la convivencia pacífica y productiva.

Otro libro importante en el rubro es el titulado  “Responsabilidad social y ética empresarial” de Horacio Martínez Herrera. Esta obra presenta la ética empresarial como parte de la responsabilidad social de las empresas, las cuales deben generar acciones que conjuguen el crecimiento económico, la sustentabilidad y el bienestar social.

No hay empresa que sobreviva sin una cultura ética sólida. Esta es clave no solo para el funcionamiento interno de la organización, sino también para ser un rasgo distintivo de la identidad empresarial, que puede marcar una diferencia sustancial con la competencia.

Para hacer visible la cultura organizacional, es importante que cada empresa recompense las acciones éticas tanto en gerentes, como en trabajadores. Aquellas acciones que no promueven la ética deben ser correctamente sancionadas.


Los directores y autoridades de cada organización deben dar el ejemplo a través de un comportamiento apropiado, de manera de enviar un mensaje positivo a los trabajadores y también a los clientes de la empresa.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.