Noticias

La lectura lenta favorece la concentración y reduce el estrés

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Antes de la masificación de Internet, la lectura no era una actividad de apuro y simple “escáner” del texto que teníamos en frente; las pantallas cambiaron la forma de leer y de la secuencia lineal de izquierda a derecha se pasó a una búsqueda desordenada de palabras clave o información relevante.

¿Qué tipo de lector eres?

Descúbrelo con este test gratuito

La búsqueda de palabras clave puede ser útil en muchas situacione,s sobre todo cuando no nos interesa todo lo que dice un escrito, sino que necesitamos información puntual; pero adoptar este único tipo de lectura es contraproducente ya que como han demostrado numerosos estudios actuales, la lectura lenta favorece la concentración, reduce el estrés y nos conecta con nuestras emociones.


El ritmo de vida cada vez más acelerado nos ha obligado a reducir el tiempo que antes le dedicábamos a ciertas actividades, como por ejemplo, la lectura. Para muchos la lectura hoy en día se reduce a chequear los tuits o posteos en Instagram de sus amigos; y aquella lectura silenciosa y reflexiva de antaño parece encontrar cada vez menos adeptos.


Sin embargo, atentos a este nuevo panorama y seguramente motivados en estudios científicos que aseguran que leer con detenimiento favorece la concentración y puede reducir el estrés hasta en un 68%, algunas personas han decidido que definitivamente la lectura lenta es una actividad que no puede desaparecer.


Así han surgido los “Clubes de lectura lenta” que tienen como objetivo, justamente, encontrarse a leer, en silencio y con tiempo para compenetrarse en lo que están haciendo, alejados por un rato de los Smartphones o cualquier distracción del estilo.


Uno de estos círculos es el “Club de Lectura Lenta" de Wellington, Nueva Zelanda, que nació en 2014 y tiene como lema “Cuerpo en calma, mente curiosa y corazón abierto”. Sus “socios” o participantes se reúnen una vez por semana en un bar. Al llegar, apagan sus celulares, piden algo para tomar y leen durante una hora en total silencio.


El objetivo no es comentar y discutir sobre literatura, sino “rescatar” una de las formas de lectura más antiguas y extendidas, la lectura en silencio y en calma; la que existía justo antes de la “era digital”.


Quienes practican la lectura lenta aseguran que adoptar esta técnica los ayuda a concentrarse y hasta potencia su capacidad de empatía; es decir, adquieren una mayor habilidad para escuchar y entender al otro. 


Uno de los estudios más destacados relacionados los hábitos de lectura y los beneficios de ser un lector regular fue el elaborado en 2006 por la Universidad de Sussex en Inglaterra. Los voluntarios a este experimento se sometieron a realizar ejercicio físico intenso, lo que les aceleraba el pulso. Luego se pidió a los voluntarios que tomaran té, escucharan música, jugaran a un videojuego y leyeran. Los investigadores pudieron comprobar que de estas actividades, la lectura fue la más efectiva a la hora de devolver el ritmo cardíaco normal a los participantes.


El “movimiento lento” o “slow movement” tiene alcances más allá de la lectura. Este movimiento surge como una protesta o más bien propuesta contraria a vivir demasiado absorbido por los tiempos de la vida moderna, los que a veces nos hacen sentir que viajamos a la velocidad de la luz. Así, el slow movement propone alternativas no solo para leer más despacio, sino para comer más despacio o hasta en el mundo de la moda, para elegir ropa hecha con “más calma” (la artesanal, en contraposición a la industrial).


Uno de los defensores del “movimiento lento” es el periodista Carl Honore, quien en 2004 lanzó su libro “Elogio de la Lentitud: Un Movimiento Mundial Desafía el Culto a la Velocidad sobre el Movimiento Lento”. Honore cree que el énfasis en la velocidad de hacer todo que ha tomado el mundo occidental desgasta la salud, la productividad y la calidad de vida.


Conoce la charla TED de Carl Honoré Elogio de la lentitud








Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Redactora fanática de la comunicación, la música, la radio y desde un tiempo a esta parte, también de las series

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.